RSS

Archivo de la etiqueta: verano

CAMPAMENTOS DE VERANO EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

CAMPAMENTOS DE VERANO EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOSEn el mes de junio del año pasado, asistimos a un hecho luctuoso, el fallecimiento de un niño por ahogamiento, durante el desarrollo de un campamento, en las instalaciones comunitarias de la finca. Al frente de la organización se encontraba un grupo de jóvenes residentes que con buena intención y las ganas de obtener unos ingresos para el verano, promocionaron sus servicios entre los vecinos. Todo simple, sin analizar los posibles riesgos y el consentimiento tácito de la junta de gobierno. Tuvimos conocimiento del hecho a través del Administrador de Fincas y después de contrastar la cobertura del seguro multirriesgo, pusimos en conocimiento de la aseguradora el escrito de reclamación que los padres hicieron llegar al presidente. Inicialmente la compañía de seguros rehusó la responsabilidad por considerarlo un hecho ajeno al tomador del seguro. Después de varias reuniones del director técnico de la correduría con la responsable de prestaciones del asegurador, se alcanzó un acuerdo de indemnización 6 meses después del suceso. Afortunadamente la póliza estaba muy bien planteada desde sus inicios, la mediación experta se hizo notar y ahora la compañía de seguros probablemente ejercerá la acción de repetición a los responsables directos. Nuestro cliente quedó muy satisfecho del servicio profesional recibido.

Hace no demasiados años, organizar las largas vacaciones escolares de los más pequeños era una tarea que los progenitores solían solucionar enviándolos a pasar unos días en el pueblo con los abuelos o los tíos, pasando una quincena en la playa o la montaña en familia y, si era posible, un periodo de campamento. Los tiempos han cambiado, y en la actualidad la oferta de actividades para el verano de los niños es abrumadora, campamentos y colonias urbanas de fútbol, tenis, golf, natación, de circo y artes plásticas, de idiomas, de aventura, de cine o de cocina.

Si bien es cierto que la mayoría de actividades que se desarrollan en los campamentos tienen el objetivo de mejorar el sentido del grupo, ayudar a establecer y fortalecer nuevas relaciones con otros niños, también se realizan numerosas actividades educativas que complementan a las realizadas en la escuela, aunque con carácter más lúdico y de diversión, que potencian sus valores intelectuales, ecológicos y solidarios. Además, las excursiones, los juegos de orientación, los talleres, el montaje y desmontaje de tiendas de campaña, la organización de la mochila, y otras tareas distintas de las que hacen durante el resto del año.

Aparte de los campamentos tradicionales y los especializados en diversas temáticas, en los últimos años han repuntado los campamentos residenciales. Durante los periodos no lectivos o vacacionales muchas Comunidades de Propietarios se han animado a poner en marcha en sus instalaciones y espacios comunes programas de campamentos y escuelas urbanas, que incluyen la realización de actividades pedagógicas, lúdicas y deportivas que fomenten el compañerismo, la creatividad, la espontaneidad y el desarrollo de facultades intelectuales y físicas en un espacio de aprendizaje continuo. Este nuevo tipo de campamentos urbanos ofrecen múltiples beneficios, ya que aportan mucha comodidad y seguridad a madres y padres que también tienen derecho a disfrutar del verano, se aprovecha el entorno cotidiano del niño, donde se siente seguro para realizar actividades lúdicas, deportivas y recreativas, y ayuda a la cohesión entre los vecinos de la comunidad.

Sin embargo, toda Comunidad de Propietarios que tenga planeado llevar a cabo este tipo de actividades en sus instalaciones debe tener en cuenta que ha de cumplir una serie de pasos y medidas previas imprescindibles:

  • La instalación de un campamento de verano en los jardines de la finca supone la utilización de un elemento común para un fin privativo, por lo cual será necesario el acuerdo unánime de los propietarios. En dicho acuerdo, deberá quedar reflejado la forma de contribuir a los gastos derivados por aquellos propietarios que hagan uso del campamento, la responsabilidad en caso de accidente eludiendo a aquellos propietarios que no hicieran uso del mismo así como incluir un importe determinado para los gastos que se deriven.
  • Es indispensable que la Comunidad de Propietarios posea un seguro multirriesgo o un seguro de responsabilidad civil, ya que en caso de accidente, si el servicio es contratado directamente por la comunidad la responsabilidad recaerá sobre la misma, mientras que si es contratado por determinados propietarios, estos serán los directamente responsables, por lo que deberán contratar para ello un seguro de responsabilidad civil.

Como se deduce del caso narrado, toda Comunidad de Propietarios deberá ponerse en contacto previamente con una correduría de seguros de confianza donde le asesorarán y resolverán todas sus dudas. La Correduría de Seguros José Silva es la respuesta idónea para estos casos, ya que además de ser especialista en Comunidades de Propietarios, posee en su gran catálogo de seguros una póliza específica para estos casos: la póliza de campamentos de Berkley. Se trata de un programa combinado de seguros que protege tanto los organizadores del campamento como a los participantes ante los riesgos más habituales en este tipo de actividades. Si deseas más información o tienes alguna duda sobre esto u otro seguro, no dudes en ponerte en contacto a través de su página web o llamándonos por teléfono 915353009.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,

LA SEGURIDAD DE LOS MENORES EN LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS

LA SEGURIDAD DE LOS MENORES EN LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOSNombrar el verano es pensar en vacaciones escolares, esa época que recordamos con especial cariño, nos trae a la mente viajes entrañables, amistades imperecederas y aventuras que recordaremos toda la vida. Los días parecían mucho más largos al cambiar las aulas por la piscina y los libros por la toalla, y nos invadía una sensación de libertad que no experimentábamos el resto del año. Ahora, que hace ya algunos años que hemos acabado los estudios y estamos sumergidos plenamente en el cambiante mundo laboral, disfrutamos de otra manera nuestras vacaciones, pero cada vez que vemos a un niño corretear sonriente por la playa con la pala en una mano y el cubo en la otra, no podemos evitar rememorar aquellos tiempos en los que parecía que la diversión era inagotable. Esas experiencias nos han enseñado que los niños son impredecibles y que con ellos hay que extremar las precauciones en seguridad. Es fundamental proporcionar a los menores ambientes libres de peligros potenciales, así como de educarles para que desarrollen las habilidades que les permitan hacer frente a los riesgos que les rodean en su actividad diaria, dentro o fuera del hogar.

La convivencia en Comunidad de Propietarios es el entorno en el cual se desenvuelve nuestra vida también en vacaciones, en sus instalaciones pueden emerger responsabilidades en la seguridad de los menores que estos días de sol y calor juegan y se divierten en las zonas comunes de los edificios, y la mejor solución para prevenir accidentes es contar con una instalaciones adecuadas y preocuparse de que éstas estén sometidas a un correcto mantenimiento, además de seguir unos consejos básicos de seguridad:

  • Situar el botón de llamada del ascensor a una altura a la que no pueda llegar un niño pequeño, y colocar carteles informativos que indiquen que los menores de determinada edad (según la normativa local), no pueden utilizar el ascensor sin ir acompañados de un adulto.
  • Instalar en las ventanas de la escalera los sistemas de apertura de seguridad necesarios que impidan a un niño poder abrirlas. Las compañías de seguros exigen el cumplimiento de la normativa legal.
  • Si el edificio posee azotea, es necesario que su puerta de acceso esté cerrada con llave o que tenga un sencillo cerrojo por el interior, pero a una altura que los pequeños no lleguen a abrirlo.
  • En las piscinas, los menores siempre deben estar en bajo la vigilancia de un adulto. Conviene también mantener guardada bajo llave tanto la maquinaria de la piscina, como los productos y herramientas de mantenimiento. Veinte segundos son suficientes para se ahogue un bebé. En las Comunidades Autónomas existe una reglamentación sobre la seguridad de éstas instalaciones.
  • La puerta de acceso al edificio siempre debe estar debidamente cerrada, impidiendo así que los pequeños puedan abandonar solos el recinto.
  • Si la Comunidad tiene alguna zona deportiva, conviene que las porterías y canastas estén debidamente sujetas; los accidentes con estas instalaciones pueden ser muy graves.
  • A pesar de que la normativa determina que los extintores deben estar a una altura accesible , es recomendable que estén dentro de un armario, dificultando así su manipulación.
  • Es muy frecuente que las puertas de emergencia o las puertas peatonales de los aparcamientos sean accesibles desde uno de los lados sin necesidad de llave; en este caso conviene tener especial cuidado de que no existan espacios estancos en los que los menores puedan quedarse encerrados.

El mejor consejo para evitar accidentes es que los menores siempre se hallen supervisados por un adulto, pero es obligación de las Comunidades de Propietarios que sus zonas comunes sean seguras y se hallen en buen estado de conservación. El Presidente de la Comunidad de Propietarios es responsable de que los medios de prevención estén operativos y el Administrador de Fincas de que los acuerdos estén ejecutados. La prevención es sin duda la clave para la seguridad, por lo que contar con un buen Seguro Multirriesgo aportará a nuestra CCPP un plus en confianza y tranquilidad. En Seguro Comparador puedes calcular online el seguro que necesitas en tan solo unos minutos, pulsa aquí para comprobarlo.

Fuentes: boe.es, msssi.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,