RSS

Archivo de la etiqueta: edificios

¿QUIÉN ASUME LOS DAÑOS POR DEFECTOS DE CONSTRUCCIÓN DE UN EDIFICIO?

Goteras en zonas comunes de un edificio debidas a filtraciones en la cubierta, grietas en la fachada, baldosas que se desprenden… La acción degradante del paso del tiempo suele ser la causa de estos problemas en las edificaciones antiguas, pero en ocasiones estos desperfectos aparecen en inmuebles de nueva construcción. Distinguimos dos tipos de daños, los que sufre la propia edificación y aquellos que afectan a terceros como consecuencia de los primeros, tanto dentro del inmueble como en zonas aledañas ¿Puede tu Comunidad de Propietarios reclamar la reparación de estos defectos o vicios de construcción? ¿Cuáles son los plazos para hacerlo? ¿Quién es el responsable de su reparación?

En primer lugar debemos saber que las garantías varían en función de la gravedad y peligrosidad específica de cada defecto de construcción: cuanto más se comprometa la estabilidad de la obra o la seguridad de sus habitantes, mayor es el plazo de cobertura previsto. Para ello la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) contempla tres tipos de defectos:

  • Los defectos de remate, terminación, o acabado. Su reparación es sencilla y no suele ser excesivamente cara. Tienen un plazo de garantía de un año desde la recepción de la obra. Si el constructor o el promotor suscribieron un seguro de Todo Riesgo Construcción o Rehabilitación, ésta es una garantía habitual en éstas pólizas, es una tranquilidad saber que una compañía de seguros puede responder.

  • Los defectos de habitabilidad, funcionalidad o seguridad (ruina funcional), son aquellos que afectan a la insonorización, ahorro de energía, aislamiento térmico, protección del medio ambiente y otros aspectos funcionales de los elementos constructivos o de las instalaciones que permitan un uso satisfactorio del edificio. Estos defectos son más complicados de detectar, por lo cual la LOE fija para ellos una garantía de tres años. También éste riesgo es asegurable por cuenta del constructor o el promotor, sin embargo debido a su mayor coste no es habitual su contratación, aún sabiendo su importancia. Cuando se comparan precios entre empresas es muy importante averiguar cuál aporta garantías mediante seguros adecuados.

  • Los defectos estructurales (ruina física), son aquellos que afectan a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales y que comprometen de modo directo la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.El plazo para su reclamación es de diez años. Para estos riesgos el promotor ya tiene obligación de suscribir el denominado seguro decenal para los inmuebles cuyo destino principal sea el de vivienda. Sin este seguro el promotor no podrá hacer la inscripción de la obra nueva en el Registro de la Propiedad, lo que le imposibilitará obtener financiación hipotecaria o comercializar las viviendas.

Los responsables de subsanar los desperfectos, dentro de los plazos legales mencionados, en la terminación o los acabados serán la promotora y la constructora de la edificación, a los cuales habrá que enviarles mediante burofax un listado donde se concreten las anomalías existentes de este tipo. La reparación de los defectos de habitabilidad, funcionalidad, seguridad o estructurales suele ser elevada, por lo cual es aconsejable que un técnico especializado realice un informe pericial en el que el incluya una enumeración de los daños, sus causas, cuáles son las alternativas para solucionarlo, un presupuesto orientativo de reparación y quiénes serían los profesionales responsables. Éstos suelen ser el promotor, la constructora, el proyectista o incluso el director de la obra. Una vez elaborado el informe se debe enviar una copia y una carta de reclamación por escrito al promotor y a los demás profesionales responsables, en la que figuren los datos identificativos de la Comunidad de Propietarios y del inmueble perjudicado. Cumplidos los plazos legales, la responsabilidad recae sobre la propiedad del inmueble, en el caso de propiedad horizontal, la Comunidad de Propietarios; Si se trata de propiedad vertical, el propietario único. Las compañías de seguros ofrecen coberturas para los hechos accidentales por fenómenos climatológicos, el Consorcio de Compensación de Seguros para los extraordinarios por ciclogénesis, ambos fenómenos de la naturaleza abarcan los efectos de la lluvia, el viento, la nieve, el granizo y pedrisco. La falta de mantenimiento indudable es una responsabilidad no asegurable.

Llegados a este punto conviene recordar que toda Comunidad de Propietarios es Promotor en aquellas Obras de Rehabilitación que realice, por tanto está obligada legalmente a responder de los daños que puedan causar. En este caso el Seguro decenal de rehabilitación de edificios y obra nueva se convierte en algo indispensable si tu Comunidad de Propietarios planea realizar obras de este tipo. No dudes en consultar en tu Correduría de Seguros si tienes alguna duda sobre este u otro seguro que pueda necesitar tu Comunidad de Propietarios.

 

Fuentes: boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

El cambio de uso de viviendas a oficinas

de vivienda a oficinaPara rentabilizar el gran número de inmuebles vacíos que ha dejado tras de sí el estallido de la burbuja se ha optado en muchos casos por la conversión de los pisos en oficinas. Pero esta fórmula se está encontrando con las objeciones de la Concejalía de Urbanismo en varias ciudades. La tendencia que se ha producido en estos últimos meses  ha colapsado los servicios urbanísticos con una gran cantidad de solicitudes y se están denegando muchas de las licencias que se presentan.

El Plan General de Ordenación Urbana, vigente desde 1988, establece una serie de condiciones para que los inmuebles puedan albergar un uso de oficinas y pone trabas a que este tipo de servicios se presten lindando con pisos que dispongan de un uso residencial. Es decir, se opone a que en el mismo rellano convivan viviendas con oficinas.

Uno de los motivos es garantizar una serie de condiciones de acceso que no todos los edificios cumplen. A los edificios de oficinas se les exige una serie de requisitos por la concurrencia de personas en el inmueble así como por los planes de evacuación ante emergencias, para levantar un edificio de oficinas el consistorio requiere de una calificación expresa del solar diferenciada del uso residencial. La transformación de una vivienda en oficina requiere también de una modificación de uso y como tal debe ajustarse a unas condiciones establecidas en la norma urbanística.

El proceso para modificar el uso original de un inmueble, local o vivienda a otro uso compatible con los permitidos por las Normas Urbanísticas y las Ordenanzas Municipales vigentes del municipio en cuestión consiste solicitar una licencia de cambio de uso para su autorización. Esta solicitud de cambio de uso la pueden realizar personas particulares, personas jurídicas (empresas, sociedades, asociaciones, entidades) y Comunidades de Bienes o Propietarios, que pretendan llevar a cabo el cambio de uso del inmueble o local. Habría que presentar la instancia de solicitud general, acompañada de la documentación exigida entre la que se encuentra el proyecto técnico de Cambio de Uso que refleje la edificación existente, el cambio y las modificaciones a llevar a cabo. Los servicios técnicos del ayuntamiento revisarán la documentación aportada y tras la inspección correspondiente, emitirán un informe favorable o desfavorable para autorizar y tramitar el cambio de uso.

Contar durante todo el proceso con la asesoría de nuestra correduría que nos resolverá dudas sobre documentación a entregar y tasas a pagar y además nos ofrece un programa de Seguros para Obras de Rehabilitación o Mantenimiento de Edificios.

Fuente: elmundo.es y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , , ,

Barreras en la eliminación de barreras

barreras accesibilidad edificiosLas barreras arquitectónicas limitan que muchas personas vivan plenamente dentro de la sociedad, anulan en algunos casos su derecho al trabajo, a acceder a la cultura, y a la diversión. Se considera una barrera cualquier obstáculo que impida a personas con alguna discapacidad física realizar su vida cotidiana.

Muchas veces se encuentran en edificios residenciales y suponen dificultades para acceder a la propia vivienda. Recluyendo en algunos casos a personas en su domicilio porque no pueden salvar la distancia que hay hasta el exterior del edificio. El Real Decreto Legislativo 1/2013 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social obliga a que los edificios susceptibles de ajustes razonables sean accesibles antes del 4 de diciembre de 2017. En caso de incumplimiento, la Administración podrá sancionar a la comunidad de propietarios que no cumpla con las condiciones de accesibilidad.

Para regular esta situación se aprobó la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, que introducía una modificación en la Ley de Propiedad Horizontal, generaba un marco normativo para llevar a cabo la eliminación de barreras y pretendía llenar las lagunas legales existentes. Sin embargo, según el Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad), los problemas de accesibilidad en los edificios no se han solventado y el 70% de edificios residenciales en España siguen sin ser accesibles.

El problema  de que esto ocurra se encuentra en la financiación, ya que la Ley de Propiedad Horizontal establece que los costes derivados de las obras y actuaciones de adecuación de los edificios a las condiciones de accesibilidad sean asumidos por las comunidades de propietarios .

Para que no haya que renunciar a estas obras se ha aprobado por unanimidad una proposición de ley impulsada por el Grupo Socialista que insta al Gobierno a adoptar las medidas y realizar una modificación de la Ley de Propiedad Horizontal para que los costes derivados de las obras sean asumidos por las comunidades de propietarios con independencia de su coste, como ocurre actualmente y las Comunidades Autónomas y el Estado habiliten mecanismos de financiación para que los propietarios insolventes no tengan que hacer frente al pago de las mismas.

Es importante que una comunidad conozca todos los ajustes que debe realizar para eliminar estas barreras, y puede encontrar en su correduría de seguros información y asesoramiento sobre todos los aspectos a tener en cuenta para llevarlos a cabo. Es una obligación de quien ejerza la función de presidir la Comunidad de Propietarios de realizar los trabajos de adaptación para suprimir las barreras arquitectónicas.

Fuente: elmundo.es y elaboración propia

 

Etiquetas: , , ,