RSS

Archivo de la etiqueta: CCPP

HUERTOS URBANOS EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

huerto urbano en comunidades de propietarios

Huerto urbano en azotea de una Comunidad de Propietarios

 

Los huertos ecológicos se han convertido el algo más que una forma de cuidar nuestra alimentación y cada vez proliferan más en nuestras ciudades y hogares, quizá como una reacción activa ante el incremento de alimentos envasados con aditivos. Multitud del balcones y terrazas son aprovechados para el cultivo de verduras, hortalizas e incluso plantas aromáticas, que crecen sin el uso de pesticidas ni químicos añadidos. Incluso algunas Comunidades de Propietarios han comenzado a instalarlos en sus espacios comunitarios en desuso o zonas comunes, como pueden ser jardines y azoteas, y con ello han conseguido desde reforzar las relaciones vecinales y fomentar la educación ambiental entre los más pequeños, hasta reducir las emisiones de CO2, e incluso mejorar el rendimiento energético del edificio. Esta iniciativa resulta atractiva en aquellos edificios con personas jóvenes con inquietud y mayores dispuestas a invertir su tiempo de ocio y reducir sus medicinas. Pero toda Comunidad de Propietarios que se decida a habilitar un huerto urbano en sus instalaciones, debe conocer primero cuales son los requisitos para hacerlo y las necesidades que éste tendrá.

Para la instalación de un huerto en alguna zona comunitaria del edificio no es necesario ningún permiso administrativo, pero sí requerirá la aprobación de la Comunidad de Propietarios por unanimidad. El artículo 17.4 de la Ley de Propiedad Horizontal lo deja claro: “No podrán realizarse innovaciones que hagan inservible alguna parte del edificio para el uso y disfrute de un propietario, si no consta previamente su consentimiento expreso.” Ahora bien cuando por el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación, se adopten válidamente acuerdos, para realizar nuevas instalaciones, servicios o mejoras no requeridas para la adecuada conservación, habitabilidad, seguridad y accesibilidad del inmueble, no exigibles y cuya cuota de instalación exceda del importe de tres mensualidades ordinarias de gastos comunes, el disidente no resultará obligado, ni se modificará su cuota.

Una vez que la Comunidad está de acuerdo, y en el caso de que el huerto se vaya a situar en una azotea, por ejemplo, el siguiente paso será la realización de un informe técnico de cargas, en el cual se analice el peso por metro cuadrado que puede soportar la cubierta, con el fin de garantizar que el futuro huerto no afectará a la seguridad del edificio. Es recomendable que dicho informe lleve certificación del Colegio de Arquitectos o del Colegio de Aparejadores.

Seguramente se requerirá de una pequeña obra para emplazar el huerto, cuyo diseño y ejecución de debe ser realizada por técnicos especializados en paisajismo con la supervisión y garantía de especialistas en construcción y habitabilidad. Para este tipo de proyectos se deben utilizar materiales poco pesados que no sobrecarguen las azoteas, así como impermeabilizantes adecuados que eviten fugas y humedades. La ejecución de las obras de acondicionamiento precisa de un seguro de rehabilitación porque afecta a la estructura y finalizadas las mismas incorporar al seguro multirriesgo del edificio una cláusula particular o especial mediante la cual se aseguren los daños al propio inmueble y a terceros.

En cuanto a las necesidades que tendrá el huerto comunitario, las principales serán el agua y la luz. Con la orientación del huerto hacia el sur conseguiremos más horas de luz natural al día, y con la instalación de un sistema automatizado de riego por goteo aseguraremos el mínimo consumo en agua y un correcto regado. Otra cuestión importante es evitar una excesiva incidencia del viento sobre la superficie cultivada, ya que podría dañar tanto el manto de tierra fértil donde se realiza la siembra como a los vegetales ya cultivados. Debemos tener en cuenta que por muy bien diseñado y equipado que esté el huerto comunitario, si no lo gestionamos correctamente no tendrá mucho futuro, por lo cual es conveniente que la Comunidad de Propietarios realice un reglamento interno para su funcionamiento, así como su financiación. Es muy recomendable que en el mismo se haga constar la necesidad de disponer de un seguro de responsabilidad civil ( puede ser un anexo al multirriesgo u otro independiente) que asegure los posibles daños a terceros por ésta actividad.

Algunos ayuntamientos, como el de Barcelona, ofrecen subvenciones a las Comunidades de Propietarios que instalen un huerto comunitario, con la intención de promover las cubiertas y azoteas verdes en la ciudad. El ayuntamiento de Madrid ofrece información sobre huerto urbano ecológico y un manual. Como ves, son muchas las razones por las que apostar por este tipo de ecología comunitaria. Si tienes planeado hacer obras en tu edificio para habilitar un huerto urbano no olvides consultar a tu Correduría de Seguros para que te asesoren sobre qué Seguro de Rehabilitación o Construcción necesitarás para poder realizarlas con todas las garantías.

Fuentes: Boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

RIESGOS DEL INTERNET DE LAS COSAS EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

RIESGOS DEL INTERNET DE LAS COSAS EN CCPPLa domótica es el conjunto de sistemas que automatizan las diferentes instalaciones de un edificio y entre sus principales objetivos destacan el incremento del bienestar, el ahorro energético, la seguridad, la comunicación y la accesibilidad de sus ocupantes. De ahí que, cada vez, más las Comunidades de Propietarios constituidas recientemente, opten por los sistemas automáticos de control de sus instalaciones. Esta integración de la tecnología (IoT) en el diseño inteligente de un recinto cerrado parece solo tener ventajas:

  • Automatización de apagado y encendido en cada punto del edificio.
  • Regulación de la iluminación según el nivel de luminosidad ambiente.
  • Integración del portero automático al teléfono o del videoportero al televisor.
  • Desconexión de equipos de uso no prioritario en función del consumo eléctrico en un momento determinado.
  • Gestión de tarifas, derivando el funcionamiento de algunos aparatos a horas de tarifa reducida.
  • Detección y prevención de un posible intruso.
  • Detección de incendios, escapes de agua, gas, etc. Esto podría repercutir en una reducción de las primas de seguro.
  • Control local y remoto de los sistemas.
  • Transmisión de alarmas.
  • Instalaciones de control remoto del entorno destinadas a favorecer la autonomía personal de personas con limitaciones funcionales o discapacidad.

Sin embargo, los propietarios que habitan en las Comunidades de Propietarios que implanten estos sistemas han de ser conscientes de los nuevos riesgos a los que se enfrentarán. Un ejemplo de ello son los circuitos cerrados de televisión por cámaras IP (de los que ya hablamos en este artículo) que requieren una constante actualización y mantenimiento para evitar vulnerabilidades. En los edificios comunicados a Internet, los ciberdelincuentes pueden encontrar un escenario perfecto para llevar a cabo su actividad, ya que la mayor parte de los dispositivos no han sido diseñados pensando en patrones de ciberseguridad, o lo que es lo mismo, security by design, y esto hace que tengan muchos puntos vulnerables desde los que un atacante podría acceder a la red local. Además, debemos conocer que la implantación del IoT (Internet of Things) ha complicado el trabajo a las compañías de ciberseguridad, porque antes la frontera de seguridad del cliente estaba en una única red, pero ahora los edificios inteligentes y sus dispositivos pueden registrar una media de en torno a 15000 direcciones IP .

Es por todo ello que si decidimos implantar sistemas domóticos en nuestras instalaciones comunitarias debemos ser conscientes y conocedores de la existencia de los peligros reales a los que nos expondremos, ya que en muchas ocasiones apostamos por la tecnología pero ignoramos absolutamente los riesgos asociados a ella. El asesoramiento de una correduría de seguros ayudará y guiará en la contratación de un buen seguro de ciberriesgo y resolverá las dudas y necesidades para que éste responda a las expectativas del consumidor. Hoy por hoy este servicio profesional no tiene un coste para el tomador del seguro, ni probablemente la auditoría previa.

Fuentes: Silicon.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,