RSS

Archivo de la etiqueta: azotea

¿SON LAS ANTENAS DE TELEFONÍA INSTALADAS EN EDIFICIOS UN RIESGO PARA NUESTRA SALUD?

SON LAS ANTENAS DE TELEFONIA INSTALADAS EN EDIFICIOS UN RIESGO PARA NUESTRA SALUDLas Comunidades de Propietarios cuyos edificios alcanzan una cierta altura son objeto de atención para ciertos negocios, también para riesgos no evaluados. Vivimos rodeados de radiación electromagnética. Nuestro cuerpo es atravesado por millones de ondas electromagnéticas, la mayoría de ellas tienen origen natural, como la radiación solar o la terrestre, pero muchas otras son generadas de manera artificial, fundamentalmente ondas de radiofrecuencia derivadas de las transmisiones de televisión, radio, radar, telefonía móvil o redes wifi. Sin duda alguna el avance tecnológico incrementa la exposición del mundo animal racional e irracional. A pesar de que hoy en día no existan estudios que lo ratifiquen al 100%, en valores altos de intensidad y exposición, estas emisiones artificiales se relacionan con problemas de salud como pueden ser falta de concentración, insomnio, estrés, dolores de cabeza, agitación nerviosa e incluso enfermedades como la lipoatrofia, enfermedad relacionada en edificios, que se manifiesta con alteraciones en las extremidades.

En un encuentro organizado en 2011 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 31 expertos de 14 países tras revisar y analizar datos científicos relacionados con los campos electromagnéticos llegaron a la siguiente conclusión: “las radiaciones electromagnéticas de los teléfonos móviles han de ser clasificadas como posible carcinógeno para las personas”. Desde el otro frente de la polémica, muchos expertos aseguran que este tipo de ondas son totalmente inocuas para el ser humano, ya que no se ha encontrado evidencia que demuestre ninguna asociación entre la exposición a los campos electromagnéticos, dentro de los límites recomendados, y enfermedad alguna. ¿Quién tiene realmente la razón?, pese a los cientos de estudios realizados desde todas partes del mundo, hoy por hoy aún no se ha logrado llegar a un acuerdo sobre los posibles riesgos de las ondas electromagnéticas y los especialistas continúan con este debate.

Sea como sea, la realidad es que la incidencia que los campos electromagnéticos pueden tener sobre la salud lleva años creando una creciente inquietud y preocupación en nuestra sociedad, sobre todo en muchas Comunidades de Propietarios que poseen antenas repetidoras de telefonía móvil en sus edificios, tras ser alquiladas parte de sus azoteas a operadores de telefonía móvil para la instalación de las denominada estaciónes base transceptoras (EBT) y de sus equipos complementarios. Muchos vecinos, alarmados por los posibles efectos de sus radiaciones en la salud, han creado asociaciones y plataformas que luchan contra la instalación de dichas antenas en sus inmuebles o en los colindantes, alegando además de los riesgos sanitarios citados, repercusiones económicas negativas sobre el valor de las viviendas y el sobrepeso al que se ven sometidas las estructuras de los edificios, además del riesgo que representan los fenómenos de la naturaleza cuando ésta manifiesta su enorme fuerza destructora como ha sucedido recientemente en Mallorca y Málaga.

Incluso desde FACUA (Consumidores en Acción) advierten sobre los factores de riesgo que implica la instalación de una antena repetidora en una Comunidad de Propietarios, haciendo hincapié en que algunas compañías de seguros se niegan a cubrir los posibles daños que se puedan derivar de los campos electromagnéticos producidos por estas antenas, ya que los riesgos son inciertos y las indemnizaciones a pagar en un futuro, de confirmarse, podrían ser enormes. También informan que tan sólo hace falta que un propietario se niegue a la instalación de la antena para que ésta no pueda realizarse, siempre y cuando la azotea tenga asignado un uso, ya que el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal indica que las decisiones que afecten al título constitutivo del edificio deberán aprobarse por unanimidad si se trata de elementos que tengan asignado un uso específico en el inmueble.

Obtenida la aprobación de los propietarios, para su instalación se necesita previamente la correspondiente licencia municipal, no disponer de ella podría dar lugar al rehúse de la indemnización de los daños propios o a terceros en caso de siniestro, por parte de la aseguradora.

Las infracciones contra la normativa urbanística en la instalación y conservación de la antena serán responsabilidad de la empresa instaladora, el propietario o Comunidad de Propietarios del edificio o terreno en que se ubique la antena; El asesoramiento, defensa y depósito de fianzas ante éstos hechos puede ser realizada a través de un Seguro de protección jurídica que permite asegurar un presupuesto sin sobresaltos jurídicos.

Como podemos observar, los posibles riesgos para la salud humana que puedan tener las antenas base de las redes de telefonía móvil es un tema polémico y complejo tanto para los ciudadanos como para las Comunidades de Propietarios que pudieran tener que enfrentarse a riesgos de reclamaciones en un futuro tal como ha sucedido con la aluminosis o el amianto. De lo que hoy podemos estar seguros es de que es muy probable que en este instante estemos a menos de unas pocas decenas de metros de una antena, y así lo podemos comprobar visitando el portal infoantenas del Ministerio de Industria dónde pueden consultarse los distintos niveles de energía electromagnética emitida en todo el territorio de nuestro país. Con la radiación de telefonía móvil, como con todos los agentes sospechosos o dudosos de poder tener efectos cancerígenos, debe actuarse siempre bajo el principio de precaución y prevención. Cuidar de nuestra salud y la de nuestros seres queridos es sin duda una prioridad para todos nosotros, y con este propósito desde José Silva Correduría de Seguros nos ofrecen una amplia gama de Seguros de Salud, entre los que cabe destacar el Seguro de salud para familias y el Seguro vida mujer. No dudes en consultarles información sobre las coberturas, prestaciones, productos disponibles y cuadro médico de estos seguros médicos.

Fuentes: mincotur.gob, facua.org y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

HUERTOS URBANOS EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

huerto urbano en comunidades de propietarios

Huerto urbano en azotea de una Comunidad de Propietarios

 

Los huertos ecológicos se han convertido el algo más que una forma de cuidar nuestra alimentación y cada vez proliferan más en nuestras ciudades y hogares, quizá como una reacción activa ante el incremento de alimentos envasados con aditivos. Multitud del balcones y terrazas son aprovechados para el cultivo de verduras, hortalizas e incluso plantas aromáticas, que crecen sin el uso de pesticidas ni químicos añadidos. Incluso algunas Comunidades de Propietarios han comenzado a instalarlos en sus espacios comunitarios en desuso o zonas comunes, como pueden ser jardines y azoteas, y con ello han conseguido desde reforzar las relaciones vecinales y fomentar la educación ambiental entre los más pequeños, hasta reducir las emisiones de CO2, e incluso mejorar el rendimiento energético del edificio. Esta iniciativa resulta atractiva en aquellos edificios con personas jóvenes con inquietud y mayores dispuestas a invertir su tiempo de ocio y reducir sus medicinas. Pero toda Comunidad de Propietarios que se decida a habilitar un huerto urbano en sus instalaciones, debe conocer primero cuales son los requisitos para hacerlo y las necesidades que éste tendrá.

Para la instalación de un huerto en alguna zona comunitaria del edificio no es necesario ningún permiso administrativo, pero sí requerirá la aprobación de la Comunidad de Propietarios por unanimidad. El artículo 17.4 de la Ley de Propiedad Horizontal lo deja claro: “No podrán realizarse innovaciones que hagan inservible alguna parte del edificio para el uso y disfrute de un propietario, si no consta previamente su consentimiento expreso.” Ahora bien cuando por el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación, se adopten válidamente acuerdos, para realizar nuevas instalaciones, servicios o mejoras no requeridas para la adecuada conservación, habitabilidad, seguridad y accesibilidad del inmueble, no exigibles y cuya cuota de instalación exceda del importe de tres mensualidades ordinarias de gastos comunes, el disidente no resultará obligado, ni se modificará su cuota.

Una vez que la Comunidad está de acuerdo, y en el caso de que el huerto se vaya a situar en una azotea, por ejemplo, el siguiente paso será la realización de un informe técnico de cargas, en el cual se analice el peso por metro cuadrado que puede soportar la cubierta, con el fin de garantizar que el futuro huerto no afectará a la seguridad del edificio. Es recomendable que dicho informe lleve certificación del Colegio de Arquitectos o del Colegio de Aparejadores.

Seguramente se requerirá de una pequeña obra para emplazar el huerto, cuyo diseño y ejecución de debe ser realizada por técnicos especializados en paisajismo con la supervisión y garantía de especialistas en construcción y habitabilidad. Para este tipo de proyectos se deben utilizar materiales poco pesados que no sobrecarguen las azoteas, así como impermeabilizantes adecuados que eviten fugas y humedades. La ejecución de las obras de acondicionamiento precisa de un seguro de rehabilitación porque afecta a la estructura y finalizadas las mismas incorporar al seguro multirriesgo del edificio una cláusula particular o especial mediante la cual se aseguren los daños al propio inmueble y a terceros.

En cuanto a las necesidades que tendrá el huerto comunitario, las principales serán el agua y la luz. Con la orientación del huerto hacia el sur conseguiremos más horas de luz natural al día, y con la instalación de un sistema automatizado de riego por goteo aseguraremos el mínimo consumo en agua y un correcto regado. Otra cuestión importante es evitar una excesiva incidencia del viento sobre la superficie cultivada, ya que podría dañar tanto el manto de tierra fértil donde se realiza la siembra como a los vegetales ya cultivados. Debemos tener en cuenta que por muy bien diseñado y equipado que esté el huerto comunitario, si no lo gestionamos correctamente no tendrá mucho futuro, por lo cual es conveniente que la Comunidad de Propietarios realice un reglamento interno para su funcionamiento, así como su financiación. Es muy recomendable que en el mismo se haga constar la necesidad de disponer de un seguro de responsabilidad civil ( puede ser un anexo al multirriesgo u otro independiente) que asegure los posibles daños a terceros por ésta actividad.

Algunos ayuntamientos, como el de Barcelona, ofrecen subvenciones a las Comunidades de Propietarios que instalen un huerto comunitario, con la intención de promover las cubiertas y azoteas verdes en la ciudad. El ayuntamiento de Madrid ofrece información sobre huerto urbano ecológico y un manual. Como ves, son muchas las razones por las que apostar por este tipo de ecología comunitaria. Si tienes planeado hacer obras en tu edificio para habilitar un huerto urbano no olvides consultar a tu Correduría de Seguros para que te asesoren sobre qué Seguro de Rehabilitación o Construcción necesitarás para poder realizarlas con todas las garantías.

Fuentes: Boe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,