RSS

Archivo de la etiqueta: administración de fincas

CÓDIGO DEONTOLOGICO DE LOS ADMINISTRADORES DE FINCAS

código deontológicoReiteradamente destacamos la importante labor que los Administradores de Fincas realizan en las comunidades de propietarios, cumpliendo sus funciones con todas las garantías posibles, sin omitir que algunas actuaciones son merecedoras de la justa crítica social por la presión que reciben de las empresas. Conscientes de la necesidad de mostrar sus mejores herramientas ahora disponen de su propio código deontológico. Siempre oímos hablar del código deontológico de las diferentes profesiones pero, ¿qué es exactamente?

Un código deontológico es un documento que recoge un conjunto amplio de criterios con normas y valores que asumen quienes desempeñan una actividad profesional.

Este código consta de una exposición de motivos, tres capítulos, catorce artículos y una disposición adicional que establece la ética del comportamiento del administrador de fincas. Existen unos principios generales y luego unas reglas a tener en cuenta según los clientes y respecto al resto de colegiados. A continuación destacamos los siguientes:

Principios generales:

  1. En el desarrollo de su actividad profesional el administrador de fincas está obligado a actuar aplicando la técnica profesional y relativa según cada caso por supuesto atendiendo a su formación mediante el estudio y conocimiento de las materias, doctrinas y experiencias para el correcto desarrollo profesional.
  2. Debe respetar el principio de la ética profesional, siendo sus actuaciones basadas en la rectitud, integridad y honestidad con una conducta ordenada que no disminuyan el honor y la dignidad de los profesionales.

Respecto a los clientes:

  1. La relación de los administradores de fincas con sus clientes debe basarse en las bases de confianza y de buena fe, pudiendo regularse esta relación por un contrato de prestación de servicios.
  2. El administrador de fincas debe guardar secreto de las informaciones que reciba en el ejercicio de su profesión. Ha de dar cuenta de los bienes encomendados profesionalmente y ha de practicar las liquidaciones y abonar los saldos puntualmente en los periodos establecidos.
  3. Abstenerse de recibir comisiones, descuentos o beneficios por los gastos comprometidos derivados de la cuenta de un mandante, sin haber obtenido antes el consentimiento de éste.
  4. Las modalidades de elección de proveedores y la facturación de sus productos o servicios serán completamente transparentes. En este sentido, velará también para que el ejercicio de las actividades anexas o conexas se ejecuten con total transparencia evitando que se genere cualquier conflicto de intereses.
  5. Seguros de responsabilidad civil profesional y de caución. Sin perjuicio de la regulación legal vigente en cada momento, los Administradores de Fincas colegiados deberán disponer de unos seguros que garanticen:

A ) La responsabilidad en la que pueda incurrir, en general, por el error, mala praxis o incumplimiento de sus deberes en el ejercicio de su profesión y de cuya conducta deriven perjuicios patrimoniales a su cliente.

B ) la responsabilidad en la que pueda incurrir con respecto a los fondos, bienes y derechos que les hayan sido depositados o confiados en el ejercicio de su actividad profesional.

Respecto a su relación con los colegiados:

  1. Las relaciones de cualquier clase entre los administradores de fincas deben realizarse bajo las bases de respeto y cortesía, prestándose las máximas facilidades para cumplir las obligaciones profesionales. Tienen obligación de prestarse mutua información sin afectar al secreto profesional, así como ayuda y colaboración.
  2. Con el fin del fomento del empleo profesional, el administrador de Fincas deberá comunicar al colegio de Fincas donde cesen sus servicios, salvo que entre a desempeñar su puesto otro administrador colegiado.
  3. Los administradores deberán colaborar y prestar ayuda a su Colegio, a cumplir los acuerdos dictados de su competencia y a contribuir económicamente a su sostenimiento.
  4. Para el Administrador de Fincas debe ser un honor aceptar los cargos que le designen, realizar los cometidos que le encarguen y tomar parte activa en la vida colegial.

La firme apuesta de los Colegios Profesionales por dar un servicio de calidad a los ciudadanos se plasma en la aplicación práctica de éste Código.

Fuentes: CGCAFE y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

La protección de la denominación “Administrador de Fincas”

administrador de fincasEl intrusismo en las diferentes profesiones es algo que ha existido siempre, en épocas de crisis aflora el fenómeno del “trasvase” de unas profesiones a otras y la administración de fincas no es una excepción. De hecho es una de las profesiones que más lo están sufriendo debido a la carencia de una regulación sobre los requisitos y conocimientos que debe tener un administrador de fincas para ejercer y a la presión que ejercen las empresas proveedoras de las Comunidades de Propietarios sobre los mismos.

Pues bien, la Sala 3ª del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia muy interesante de fecha 8 de Noviembre de 2016 por la que se fija el criterio acerca de quién puede denominarse como “administración de fincas”. El Tribunal destaca que la marca “Administrador de fincas” es habitual para designar a los profesionales dirigidos al servicio y conservación de los bienes, asesoramiento de cuestiones relativas a bienes inmuebles y específicamente la gestión de las comunidades de propietarios en régimen de propiedad horizontal, para cuyo ejercicio se dispone en el Real Decreto 693/1968, de 1 de Abril que será requisito indispensable estar colegiado en la corporación que se crea por este Real Decreto, para lo cual se constituyen diferentes colegios profesionales. Consultar la sentencia íntegra en este enlace.

De esta forma el Supremo declara no válida la marca relativa a “administradores de fincas” como asociación si no se pertenece a su colegio profesional, ya que crea confusión en el mercado, y anula la inscripción de una empresa denominada Asociación Profesional de Administradores de Fincas (APAF), porque su nombre y los servicios que oferta pueden inducir a error a los consumidores.

Es necesario que el profesional esté colegiado porque garantiza su formación, su cumplimiento de un código deontológico y el respaldo de un organismo capaz de responder con su seguro de responsabilidad civil ante cualquier mala praxis profesional. Así se refleja en esta sentencia que sienta el criterio contrario al de apostar por una absoluta liberalización de servicios profesionales que tan mal resultó en nuestro país con otras profesiones.

Los Colegios y sus Colegiados tienen un futuro prometedor si son capaces de convencer a la sociedad de que son profesionales íntegros, que cuidan el patrimonio de sus clientes como “un buen padre de familia” y les procuran las mejores empresas de servicios de manera imparcial. Falta por resolver como se gestiona el incremento de profesionales, personas físicas, que se transforman en sociedades, personas jurídicas, con apetito multidisciplinar.

Fuente: medios sectoriales y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , ,