RSS

Archivo de la categoría: responsabilidad civil

CÓMO MEJORAR LA SEGURIDAD EN URBANIZACIONES RESIDENCIALES

CÓMO MEJORAR LA SEGURIDAD EN URBANIZACIONES RESIDENCIALESBuscar la calidad de vida en un hogar a pie de calle, con un pequeño jardín, piscina y otras comodidades es la razón por la que muchos ciudadanos de nuestro país han optado por trasladar su residencia a urbanizaciones situadas en las periferias de las ciudades, pero la proliferación de este tipo de viviendas ha dado lugar a que se conviertan en objetivo principal para la delincuencia, debido principalmente a su ubicación, ya que se suelen encontrar vacías debido a que sus ocupantes se desplazan a sus trabajos, fácil acceso y menor vigilancia policial. Son muchas las Comunidades de Propietarios que en busca de tranquilidad y protección de sus integrantes han optado por invertir en seguridad, implantando métodos preventivos como solución para este tipo de amenazas.

 

Las urbanizaciones suelen estar formadas por viviendas unifamiliares en fincas aisladas, que están comunicadas por redes de calles (también farolas, saneamiento y otros equipamientos de propiedad común) sin apenas tránsito, ni de vehículos ni de peatones, lo que facilita el movimiento de posibles delincuentes. Controlar todo el perímetro de la urbanización para evitar el acceso de personas no autorizadas, es la primera medida de seguridad que debe tomar la Comunidad de Propietarios, y para ello será necesario realizar el cerramiento de todo el perímetro de la urbanización (elemento común a efectos de establecer cobertura de seguro), con un vallado seguro que impida la escalada o rotura, y determinar los puntos de acceso necesarios, según su extensión y necesidades. Para tener un control total de quien se mueve por las calles de la urbanización y quien accede a cada vivienda de la comunidad se debe determinar un protocolo de control de accesos, que será aplicado por un cuerpo de seguridad privado (que obligatoriamente debe disponer de un seguro de responsabilidad civil para responder de daños a terceros).

 

Debemos de ser conscientes de que si la urbanización cuenta con un gran número de viviendas, el tránsito de acceso se verá multiplicado: visitas, familiares, amigos, trabajadores o servicios, por lo cual será necesario que el personal de seguridad adopte unas medidas extras que completen y mejoren la seguridad, entre las que es recomendable que se encuentren las siguientes:

  • Autorización previa de las visitas, servicios etc.
  • Comprobación tanto de los vehículos como de los ocupantes y cargas.
  • Patrullas por la urbanización para el control de posibles personas no identificadas.

Controlar todo el perímetro de la urbanización con un cerramiento adecuado, disponer de un control en los accesos y establecer un protocolo de entrada suelen ser medidas suficientes para que nuestra Comunidad de Propietarios obtenga un nivel de seguridad óptimo, pero siempre es posible implantar medidas extra, como pueden ser:

  • La instalación de una red de cámaras, que apoyaran al personal de seguridad en la vigilancia del recinto.
  • La colocación en los puntos de acceso de barreras automáticas, badenes reductores de velocidad y lectores de matrículas.
  • El uso de tarjetas de identificación para el acceso, estableciéndose diferentes niveles dependiendo si son propietarios, trabajadores, visitas u otros servicios.

Como podemos observar, la implantación de medidas de seguridad en un urbanización privada traerá consigo la ejecución de obras, por lo que será necesario que la Comunidad de Propietarios, además de un Seguro multirriesgo, cuente con un buen Seguro de rehabilitación, que preste cobertura frente a la amplia variedad de riesgos que pueden afectar su ejecución y que garantiza el conjunto de los trabajos de construcción e instalaciones. Si deseas tener más información, en la Correduría de Seguros José Silva estarán encantados de asesorarte de cómo elaborar un buen programa de seguros que blinde los riesgos comunes y privados.

Fuentes: wikipedia.org y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

ZONAS VERDES EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS, SEGUROS Y SEGURIDAD

Temperaturas agradables y sol, ahora sí que podemos decir que ha llegado la primavera, estación ideal para sacar provecho de los jardines o parques situados en nuestra Comunidad de Propietarios, eso si, siempre ejerciendo un uso responsable, ya que se trata de una zona común del edificio donde se deben cumplir unas normas básicas de convivencia. Así lo establece la La Ley de Propiedad Horizontal, que autoriza que los vecinos disfruten de los espacios comunes, siempre y cuando respeten a los demás residentes y los estatutos de la comunidad.

Para evitar posibles conflictos producidos por que un vecino utilice estas zonas de forma inadecuada o abusiva, es aconsejable que la comunidad defina de manera clara las normas en parques o jardines del edificio y coloque en un lugar visible un cartel con las actividades que estén prohibidas y el horario de uso. De hecho esto es un derecho recogido en el artículo 6 de la Ley de Propiedad Horizontal el cual determina quepara regular los detalles de la convivencia y la adecuada utilización de los servicios y cosas comunes, el conjunto de propietarios podrá fijar normas de régimen interior” En el caso de que un vecino sea advertido por no cumplir alguna de estas normas y aun así no cese su actitud, la comunidad podrá incluso interponer una demanda contra él, preferiblemente acompañada por un informe pericial que detalle los inconvenientes causados a los demás vecinos. Acudir a los tribunales u otros sistemas de mediación y arbitraje conlleva costes que coartan las decisiones comunitarias, de ahí la importancia de tener un seguro de Protección Jurídica independiente del seguro multirriesgo del edificio, que cubra todos los gastos e informes de profesionales externos.

El mantenimiento del jardín o parque es otro tema muy importante para las Comunidades de Propietarios, que suelen encargar estas labores a empresas especializadas, ya que el cuidado de estas zonas comunes comprende diversos trabajos entre los que se encuentran el riego, la poda, el control de las malas hierbas, la escarificación del cesped e incluso el control de plagas. La posesión de estos espacios suele ser un plus elevado en las cuotas de participación vecinales, a las cuales se les suele añadir una dotación extra para la creación un fondo de reserva destinado a atender las posibles obras necesarias de conservación o reparación. A las empresas y profesionales autónomos se les debe exigir como mínimo un seguro de Responsabilidad Civil adecuado a las tareas que va a realizar y al personal que utilizará, en demasiadas ocasiones comprobamos la inexistencia de estas pólizas o la falta de idoneidad de las mismas.

Las obras realizadas en las zonas verdes de los edificios generalmente suelen ser consideradas obras de mejora, y por lo tanto deberán ser valoradas y aprobadas por la junta de propietarios por mayoría. Cabe destacar que ningún propietario podrá exigir este tipo de reformas si no son necesarias para la adecuada conservación, habitabilidad o seguridad del inmueble. En el caso de que una mayoría de vecinos apruebe la realización de estas obras, el vecino que no esté conforme no resultará obligado a correr con su parte del gasto ni se modificará su cuota, siempre que los gastos asociados superen el importe de tres mensualidades de gastos comunes, sin embargo, no podrá utilizar las nuevas instalaciones o servicios y, cuando quiera hacerlo, tendrá que pagar. Este tipo de trabajos acarrea riesgos que suelen estar incorporados en el seguro multirriesgo de la comunidad de propietarios, siempre que tengan la calificación de “obras menores”.

Toda Comunidad de Propietarios que tenga planeado la realización de obras para la conservación o mejora de sus zonas verdes deberá de comprobar previamente la existencia de un buen Seguro todo riesgo rehabilitación, que esté específicamente diseñado para prestar cobertura frente a la amplia variedad de riesgos que pueden afectar dicha obra y que garantice el conjunto de los trabajos de construcción e instalaciones. Obligación que dimana de su condición de Promotor. A su vez, un Seguro multirriesgo con cobertura de responsabilidad civil resulta imprescindible para cualquier Comunidad de Propietarios que posea una zona verde en sus instalaciones, ya que en caso de hechos accidentales, caída de ramas que causen daños a terceros o daños a personas o cosas de terceros, será responsabilidad de todos los propietarios la reparación o indemnización correspondiente.

Fuentes: Boe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

ACCIDENTES LABORALES EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

ACCIDENTES LABORALES EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS¿Te has parado a pensar con cuántos trabajadores a cargo puede contar una Comunidad de Propietarios? Conserjes, limpiadores, jardineros ( la igualdad de género es habitual en las fincas y empresas proveedoras) o incluso socorristas, si el inmueble posee piscina, son los más comunes; Con todos la Comunidad tienen una serie de obligaciones y responsabilidades en materia de Prevención de Riesgos Laborales. Las medidas que se le exige a las CCPP son las mismas que a cualquier tipo de empresa que tenga trabajadores a cargo, y aunque en muchas ocasiones son totalmente desconocidas, ello no le librará de las sanciones de responsabilidad Civil, Administrativa y Penal que le puede acarrear su incumplimiento. Entre otras, estas medidas son:

  • Evaluar los posibles Riesgos Laborales.
  • Adoptar un plan de medidas de emergencia.
  • Impartir Formación e Información a los trabajadores sobre los riesgos de sus puestos de trabajo.
  • Disponer de los equipos de trabajo y de seguridad necesarios.
  • Proporcionar a los trabajadores la posibilidad de reconocimientos médicos.

Sin embargo, son muchas las Comunidades que optan por contratar empresas de servicios para que realicen estos trabajos. ¿Debe velar por la seguridad laboral una Comunidad que no tenga trabajadores a cargo? La respuesta es afirmativa, básicamente debido a que la Comunidad de Propietarios es la responsable legal de todos los espacios comunes de la finca, y por lo tanto, si una persona que ofrece un servicio externo sufre un accidente, sería responsabilidad de la Comunidad de Propietarios (al no tener personalidad jurídica propia responderán los copropietarios). Por lo tanto debe ofrecer toda la información necesaria en materia de Seguridad laboral a todas aquellas personas externas que realicen algún tipo de trabajo en sus instalaciones.

Otro punto importante es el de las obras y reformas que se realicen con motivo de reparaciones, mantenimiento o mejora del inmueble. Conviene subrayar que al contratar una empresa para dichos trabajos, la Comunidad se convierte automáticamente en Promotora de esas obras, recayendo en la figura del Presidente su representación. En tal condición, tendrá las mismas obligaciones que cualquier otra empresa que contrate los servicios, y además estará sujeta a las responsabilidades que la normativa de Prevención de Riesgos Laborales establece. Designar un coordinador de seguridad y salud, antes del inicio de la obra, y a un arquitecto técnico para que elabore los documentos en materia preventiva, son requisitos necesarios para que la Comunidad cumpla con sus obligaciones como Promotora. En el caso de contratación de trabajadores autónomos para la realización de las obras, se considerará a la Comunidad como contratista, pasando así a ser Promotora-Contratista, y asumiendo las obligaciones establecidas tanto para la Promotora como para el contratista. Por eso es imprescindible que la Comunidad conozca a qué riesgos se expone el trabajador encargado de realizar la obra y qué medidas tiene para evitarlos o reducirlos. La accesibilidad en las fincas obliga a ejecutar pequeñas obras para cumplir con la ley de rehabilitación, renovación y regeneración urbana, que a pesar de estar paralizada continúa fomentando inversiones en el sector de la construcción.

La mejor solución para evitar accidentes laborales en un edificio de viviendas, es conocer las obligaciones y responsabilidades en materia de Prevención de Riesgos Laborales, publicarlas y hacerlas cumplir a todos los profesionales ocupados en las tareas, estén éstos a su cargo, sean de empresas externas o realizando cualquier tipo de obra o servicio en el edificio. Aunque lo prioritario es prevenir los accidentes y sus consecuencias, siguiendo esta normativa también se evitarán sanciones y multas que, reiteramos, finalmente todos los copropietarios deberán afrontar. Contar con un seguro multirriesgo para comunidades de propietarios que cubra entre otras materias la Responsabilidad Civil para obras menores o bien seguros específicos para tal fin, resulta imprescindible para cualquier CCPP, y conviene contemplarlo como una inversión que revierte en el beneficio de sus ocupantes.

Fuentes: empleo.gob.es, prevent.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

RESPONSABILIDAD POR DAÑOS EN ZONAS DE OCIO DE UN EDIFICIO

RESPONSABILIDAD POR DAÑOS EN ZONAS DE OCIO DE UN EDIFICIOCada vez es más habitual que las nuevas construcciones de edificios para viviendas, oficinas y parques tecnológicos cuenten con instalaciones complementarias de uso común como piscinas, pistas de tenis, de baloncesto o pádel para uso y disfrute de propietarios, inquilinos e invitados, pero un alto porcentaje de CCPP desconocen la obligatoriedad de cumplir ciertos criterios técnico-sanitarios en estas zonas diseñadas para el ocio. Un claro ejemplo es el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, donde se establecen las normas y actuaciones que se deben aplicar para la protección de la salud y la seguridad de los usuarios de piscinas comunitarias.

Toda Comunidad de Propietarios (sin personalidad jurídica, pero con obligaciones) debe saber que, incumplir estas normas legales le ocasionará graves problemas a sus miembros, si en sus instalaciones complementarias se produce algún tipo de accidente. Si esto ocurriese, lo primero que se exigiría a una Comunidades de Propietarios para que sus integrantes puedan quedar libres de cualquier responsabilidad es la de cumplir escrupulosamente con todas las normas reguladoras, tanto de la legislación Estatal como de las Comunidades Autónomas y de las Ordenanzas Municipales. Su incumplimiento, además de la sanción administrativa, influiría en la responsabilidad civil exigible a los propietarios ante cualquier accidente que produjese daños materiales, lesiones corporales o algo más grave.

Conviene señalar que la responsabilidad civil o penal recae sobre todos los miembros de la comunidad , determinándose por coeficiente la cantidad que cada propietario debe aportar para contribuir a la indemnización del afectado en caso de demostrarse alguna negligencia. El presidente y el resto de miembros de la junta de propietarios, podrían incurrir por partida doble en su calidad de propietarios y directivos si sus decisiones fuesen incorrectas.

De forma general, se puede decir que la comunidad de propietarios no tendrá que responder de forma pecuniaria en caso de accidente de algún usuario en las zonas de ocio, en supuestos de fuerza mayor. Es decir, si la comunidad cumple con toda la normativa establecida, puede que exista algún percance, pero siempre responderá la compañía de seguros en aplicación de la responsabilidad objetiva. Tampoco habrá responsabilidad por parte de la comunidad de propietarios si el percance se ha producido por culpa exclusiva de la víctima.

Aunque se cumpla la normativa estatal, comunitaria y municipal podría ser insuficiente para la exoneración de responsabilidad, y la justicia determinará en cada caso concreto si la Comunidad de Propietarios ha adoptado medidas complementarias que pueden resultar exigibles. Las Comunidades de Propietarios tienen que extremar el cuidado para mantener en adecuadas condiciones de seguridad todas sus instalaciones en zonas de tránsito y ocio para evitar el riesgo de accidentes. Como ejemplo, en una zona común en la que estaban depositados sacos de escombro, una persona anciana se rompió la cadera al caer encima; La aseguradora no se hizo cargo de los daños por “desviarse a sabiendas de la ley”. Es importante mantener el pavimento en adecuadas condiciones de conservación y mantenimiento. La Comunidad siempre debe fijar un horario determinado para el uso de estas instalaciones, indicándolo con claridad en el acceso al recinto para general conocimiento de sus usuarios, con expresa prohibición de uso fuera de tal horario.

Por todo esto, si tu Comunidad de Propietarios posee alguna de estas instalaciones comunes, exige conocer el alcance de la póliza porque resulta imprescindible que cuente con un seguro multirriesgo para comunidades de propietarios, asesorado profesionalmente, no dudes en acudir a los servicios profesionales de una Correduría de Seguros experta para que te asesore. En algunas Comunidades Autónomas es obligatorio asegurar los edificios de viviendas para riesgos de daños y responsabilidad civil.

Fuentes: boe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

Regulación en el uso de piscinas comunitarias

seguridad piscinas comunitariasEl ahogamiento e incidentes en piscinas son portada en los diarios con la llegada del verano. La apertura de las piscinas comunitarias cuentan con su regulación y normas a seguir a fin de evitar problemas, accidentes y disfrutar plenamente de su uso por parte de todos los propietarios y otros usuarios,  porque también pueden hacer uso de ella personas ajenas a la comunidad según estipulen las normas de régimen interno reguladoras, entre otras cuestiones, del horario de apertura y las normas básicas.

Cada Comunidad Autónoma dispone de su propia normativa, con grandes diferencias entre sí, sobre el uso de piscinas públicas. Pero respecto a las piscinas de las comunidades de vecinos, en las que no hay un criterio común para determinar si son o no públicas, cada Comunidad Autónoma procede según su criterio.

Las obligaciones que deben cumplir todas estas piscinas son las siguientes:

  • Deben existir unas normas de régimen interno destinadas a los usuarios. Deberán de estar en lugar visible a la entrada de las instalaciones y en el interior de las mismas.
  • La propia comunidad de vecinos debe velar porque se cumplan todas las normas de salubridad que exige la ley. El problema más frecuente es que en caso de no respetar las normas, es necesario solicitar la intervención de las fuerzas del orden.
  • Es obligación de la comunidad conservar las instalaciones. Todos deben contribuir al pago de las obras necesarias aprobadas por mayoría simple conforme al coeficiente de participación, se use o no la piscina, salvo que así se disponga en los Estatutos.

En caso de que aún siguiendo las normas se produzcan daños físicos a usuarios de las piscinas hay que distinguir entre los daños causados de forma fortuita o por culpa exclusiva de la víctima de los daños causados por negligencia de la comunidad. En cualquiera de las situaciones la Comunidad de Propietarios puede incurrir en gastos de defensa ante una reclamación y de indemnización por responsabilidad, frente a terceros. Algunos seguros multirriesgo excluyen expresamente la cobertura de reclamaciones de seguros obligatorios o por falta de adecuación de las instalaciones a la legislación vigente. De una falta de control y vigilancia del seguro adecuado puede responder el Presidente, el Administrador o la Junta de Gobierno.

La Ley de Propiedad Horizontal no obliga a todas las comunidades a contratar un seguro de responsabilidad civil, pero es altamente recomendable acudir a los servicios profesionales de una Correduría de Seguros experta porque el que causa un daño está obligado a repararlo o indemnizarlo.

Fuente: aselegal.com, 20minutos.es, y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,

La Rehabilitación con imaginación y técnica. Un ático prefabricado

ático prefabricadoLa rehabilitación en su más amplia extensión, es la nueva revolución inmobiliaria que hará las ciudades más sostenibles. Esta es una idea original que nos pareció con merito suficiente para dedicarle nuestra atención y además poner énfasis en el posible agravamiento del riesgo en el seguro multirriesgo. Podemos sacar partido al techo del edificio, muy desaprovechado en ocasiones.

En el Eixample de Barcelona han surgido nuevo áticos de módulos prefabricados gracias a una empresa catalana , pionera en Europa con esta propuesta.

Según informó el ayuntamiento ha dado ya nueve licencias a esta empresa, tiene seis obras en marcha y prevé 17 en el 2015, aparte de 44 en proceso de concreción económica y más de 200 en estudio.  Además de otros 60 proyectos en la Ciudad Condal, Madrid, San Sebastián y Pamplona. 

Con esta propuesta se da una nueva vida a estos edificios rehabilitándolos, se mejora su eficiencia energética y beneficia al titular de los derechos de vuelo, al hipotético inquilino y a la comunidad de vecinos.

El proceso que realiza la empresa para llevar a cabo esta construcción vertical es el siguiente:

  • Localizar edificios que permitan, legal y arquitectónicamente, una ampliación vertical y que cuando se construyeron no agotaron su edificabilidad.
  • Ponerse en contacto con los propietarios para realizar una oferta de compra del derecho de vuelo que contempla dos maneras de retribución. El valor de la venta se repartiría proporcionalmente entre los vecinos, y por otro lado, la rehabilitación de las zonas comunes corre por cuenta de la empresa (ascensores, escaleras, fachadas, accesos…) para adaptar la nueva azotea cumpliendo con todos los requisitos de la Inspección Técnica de Edificios.
  • Una vez la comunidad apruebe la instalación, pueden comenzar las obras con el vaciado de la cubierta antigua. Imprescindible un Seguro de Todo Riesgo de la Construcción y Responsabilidad Civil específico para obras de rehabilitación o modificación de estructuras.
  • En un taller se inicia la construcción del ático. (El peso de la instalación no pone en riesgo la estructura del edificio, por lo que no se necesitan obras de consolidación ya que el peso añadido es inferior al eliminado)
  • En un máximo de 4 meses la azotea y el ático están listos y un camión traslada el módulo hasta el edificio. Riesgo de Montaje y Responsabilidad Civil.
  • Una gran grúa lo ubica en el tejado para lo que necesita unas 12 horas. En las semanas siguientes se realizan los últimos acabados (pavimentos, pinturas y las cubiertas ajardinadas).

Según explicó el fundador de la empresa, profesor universitario y arquitecto ,“este modelo de construcción consigue que los inversores obtengan un rápido y elevado retorno del capital; que los titulares de los derechos de vuelo rentabilicen su propiedad y los inquilinos de los áticos accedan a unas viviendas únicas a precios competitivos; que la comunidad de vecinos mejore su calidad de vida gracias a unos edificios más funcionales y eficientes; y, por último, que la ciudad preserve su patrimonio y embellezca su skyline”.

Para ello, la comunidad de propietarios que se encuentre interesada puede informarse de trámites necesarios, y ver si es posible legal y arquitectónicamente a través de un grupo de asesores profesionales de confianza, quienes informarán además si es conveniente modificar la póliza del seguro contratado para adecuarla a estas nuevas condiciones. La opinión de una Correduría de Seguros experta en seguros para Comunidades de Propietarios dará tranquilidad a los vecinos.
Fuente: 20minutos.es, elperiodico.com, y elaboración propia

 

Etiquetas: ,

La piscina en una comunidad

Seguro piscinasEn Madrid, las comunidades que tienen una piscina de uso comunitario en ésta época del año, tienen la responsabilidad de conocer sus normas de uso y cumplir los requisitos de acuerdo con el Decreto 80/1998, de 14 de mayo, de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid y el RD 742/2013 de 27 de septiembre. Cada Comunidad Autónoma regula el uso y disfrute de éste servicio.

Pero antes de su apertura, las comunidades necesitan tener concedida la Licencia Municipal de Actividad, para ello deben enviar a la Concejalía de Sanidad un análisis de agua con los parámetros exigidos en el Decreto 80/199 y Real Decreto 742/2013, y repetir estos análisis a mitad de la temporada de baño.

La documentación de apertura de estas instalaciones debe incluye:

  • CIF o NIF de la comunidad de vecinos.
  • Nombre, DNI, dirección y teléfono del Presidente.
  • Nombre del encargado o de la empresa de mantenimiento, dirección y teléfono de contacto.
  • Número de viviendas que constituyen la comunidad de vecinos.
  • Relación de productos químicos que vayan a utilizar en el tratamiento del agua durante la temporada de baño y de los productos que se hayan utilizado durante el invierno para su recuperación.
  • Libro de Registro Oficial de Piscinas.
  • Certificado de desinsectación y desratización.
  • Análisis del agua para comprobar que los parámetros de calidad estén dentro de los límites legales.
  • Información a la vista del público de las normas de régimen interno para los usuarios, de los productos químicos utilizados en el tratamiento del agua y direcciones y teléfonos de emergencias.
  • El título y contrato del socorrista, en comunidades de vecinos con más de 30 viviendas. Cuando sea obligatorio, en piscinas con unas dimensiones de vaso superiores a 500 m2, contrato de ATS/DUE y/o médico. Contar con los seguros obligatorios o recomendados de Responsabilidad Civil y Accidentes.

Cumpliendo estos requisitos el uso de la piscina será más seguro para los usuarios, que pueden ser los propios copropietarios de la Comunidad de Vecinos, familiares de los mismos, invitados externos y hasta intrusos, con el elevado riesgo de incurrir en responsabilidad civil por daños a terceros.

En relación al último punto, analizamos los riesgos que puede sufrir un socorrista en su actividad, las características de las instalaciones y las condiciones ambientales en la que se desarrolla su actividad y tenerlos en cuenta.

Entre estos riesgos identificamos:

  • Caídas al mismo nivel, por circular por zonas húmedas.
  • Caídas a distinto nivel: al subir a la silla de vigilancia, al acceder a la depuradora.
  • Condiciones ambientales extremas: exposición al sol, calor, frío, humedad.
  • Riesgo de contacto con productos químicos peligrosos por desconocimiento o manipulación inadecuada: agentes químicos tales como desinfectantes, alguicidas, etc., pero, sobre todo, la exposición a cloro.
  • Agentes biológicos: protozoos, hongos, bacterias y virus.
  • Riesgo de cortes y arañazos en las manos al limpiar los prefiltros y uso del limpia fondos.
  • Desgaste por el aspecto psicológico de la vigilancia que puede generar fatiga emocional, unido a largas jornadas laborales bajo condiciones ambientales que pueden resultar extremas.

Todas las situaciones enumeradas son asegurables mediante un Programa de Seguros adecuado, dirigido a  piscinas en la comunidad o en zonas deportivos o de ocio. Por eso, es muy recomendable contar con el apoyo de una correduría de seguros cuyos expertos ayudarán para adaptar las pólizas a todos estos requisitos y riesgos.

Fuente: cronicanorte.es, prevencionar.com y elaboración propia

 

Etiquetas: ,