RSS

Archivo de la categoría: baja laboral

¿ES PREFERIBLE CONTRATAR LOS SERVICIOS DE CONSERJERÍA A UNA EMPRESA EXTERNA U OPTAR POR UN TRABAJADOR AUTÓNOMO?

¿ES PREFERIBLE CONTRATAR LOS SERVICIOS DE CONSERJERÍA A UNA EMPRESA EXTERNA U OPTAR POR UN TRABAJADOR AUTÓNOMO?Las Comunidades de Propietarios no tienen personalidad jurídica, sin embargo tienen la capacidad de contratar. Así, es habitual que cuenten con personal propio como el portero, o servicios externos como el de conserje. Aunque pueda parecer que ambas figuras casi han desaparecido de los edificios de viviendas, principalmente a causa de la pasada crisis económica que obligó a muchas Comunidades de Propietarios a reducir sus gastos, actualmente el incremento de los robos, actos de vandalismo y compras online, ha motivado que muchos vecinos soliciten la reincorporación de este servicio. Si bien es cierto que la irrupción de las nuevas tecnologías ha sido aprovechada para la protección y seguridad en muchos inmuebles residenciales, sobre todo de nueva construcción, donde se han implantado circuitos de vigilancia de camaras ip conectados a la red o sistemas de domótica, existen diversas labores que siguen precisando de un trabajador para poder ser llevadas a cabo. Nos estamos refiriendo a tareas tan importantes como el control de las personas que acceden al edificio, la actuación inmediata frente a siniestros como pueden ser incendios o inundaciones, o la realización de rondas periódicas para comprobar y verificar tanto las instalaciones como el cumplimiento de las medidas de seguridad. Asimismo, aparte de las funciones relacionadas con la vigilancia, el conserje o portero también se podrá encargar de la limpieza de zonas comunes (barrido, fregado, eliminación de residuos, etc.), del mantenimiento de ciertos servicios de la comunidad (luces, calefacción, etc.), e incluso de atender a las sugerencias y necesidades de los vecinos y trasladarlos al responsable (Administrador de Fincas o presidente de la comunidad).

La falta de candidatos idóneos dispuestos a permanecer tiempo en el mismo edificio, hace que las Comunidades de Propietarios que deciden volver a apostar por éste servicio se decanten por la figura del conserje; suelen tener dudas en torno al método de contratación mas apropiado: ¿Es preferible contar con los servicios de una empresa externa u optar por un trabajador autónomo? En primer lugar, es aconsejable calcular y comparar los gastos de cada una de las dos opciones, sin olvidar tener en cuenta todos los pagos asociados. Para un trabajador autónomo, dependiente o independiente, aparte de la remuneración y retención de IRPF, están los gastos de Seguridad Social y a veces también otros adicionales como bonificaciones o alojamiento, sin olvidar la ajenidad, concepto que demuestra la inexistencia de una relación laboral estable que pudiera ser interpretado como un contrato laboral encubierto. Hemos asistido a la apertura de expedientes de la Inspección laboral porque el “conserje autónomo” en realidad no ponía material alguno y tenía un horario impuesto y regulado por la Comunidad de Propietarios.

En el caso de una empresa externa, debemos comprobar que el presupuesto de su oferta incluya consumibles como productos de limpieza, herramientas de trabajo o la maquinaria necesaria para efectuar las labores, y si resultará necesario efectuar gastos extras para adecuar ciertas instalaciones al servicio de conserjería, además del plazo y método para rescindir el servicio en caso de insatisfacción. Si se da la circunstancia de que la Comunidad de Propietarios ya cuenta con un portero y está planeando la externalización de este servicio, deberá sumar los gastos puntuales que le causaría una posible indemnización por despido, además de contar con la mayoría necesaria de los propietarios y cuotas para cambiar el modelo de servicio.

En el momento que la Comunidad conozca los presupuestos reales de ambas opciones, no debe simplemente decantarse por el más económico, sino que será necesario que realice una lista de pros y contras de cada alternativa. La contratación de un profesional independiente conllevará diversas responsabilidades, como por ejemplo efectuar la correspondiente retención fiscal y el deber de presentar los modelos trimestrales del IRPF, así como la declaración anual. Además, tendrá la obligación de proporcionarle las instrucciones adecuadas en relación a los riesgos laborales, los sistemas de emergencia, los de protección y los de prevención. Las medidas que se le exige a las Comunidades de Propietarios son las mismas que a cualquier tipo de empresa que tenga trabajadores a cargo, y aunque en muchas ocasiones son totalmente desconocidas, ello no le librará de las sanciones de responsabilidad Civil, Administrativa y Penal que le puede acarrear su incumplimiento. Por otra parte, con la contratación de los servicios de una empresa externa, la Comunidad ahorrará tiempo en gestión (nóminas, bajas) y la empresa se ocupará de cubrir las bajas y las vacaciones, pero seguirá siendo responsable de la seguridad del trabajador aunque no esté a su cargo. Ello es debido a que es la responsable legal de todos los espacios comunes de la finca, y por lo tanto, si una persona que ofrece un servicio externo sufre un accidente, sería responsabilidad de la Comunidad de Propietarios, y por ello debe ofrecer toda la información necesaria en materia de Seguridad laboral a todas aquellas personas externas que realicen algún tipo de trabajo en sus instalaciones.

Como podemos observar, decantarse por cualquiera de las opciones implicará una serie de deberes y obligaciones que de no ser cumplidas, aunque sea por desconocimiento, pueden ocasionar graves perjuicios a la Comunidad de Propietarios como sanciones y multas que todos los copropietarios deberán afrontar. El asesoramiento del Administrador de Fincas en el momento de la toma de decisiones es obligatorio y además puede estar asumiendo responsabilidades si es designado para elaborar contratos y pago de nóminas. Es por ello que siempre resulta imprescindible contar con un seguro multirriesgo para comunidades de propietarios que cubra entre otras materias la Responsabilidad Civil y la defensa jurídica, sin duda una inversión que revertirá en el beneficio de toda la Comunidad.

Fuentes: empleo.gob.es, .seg-social.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

EL ESTRÉS DEL ADMINISTRADOR DE FINCAS

EL ESTRES DEL ADMINISTRADOR DE FINCASEl trabajo del Administrador de Fincas conlleva enfrentarse a una excesiva burocracia, estar al día de la legislación estatal, autonómica y local, llevar a cabo un gran número de gestiones ante las Comunidades de Propietarios que sus vecinos delegan en él, sumadas a las que se presentan de forma inesperada o accidental . Su día a día es una aglomeración de juntas ordinarias, extraordinarias e informativas, reuniones con proveedores, contactos con servicios, tramitación de incidencias y siniestros y un largo etcétera de tareas que precisan de un altísimo nivel organizativo y de un esfuerzo físico y mental considerable. El Administrador de Fincas conoce que la valía real de su profesión es gestionar y administrar sus Comunidades de Propietarios de manera eficaz, sin ocasionar ningún inconveniente o molestia a las mismas, y que para ello tendrá que hacer largas jornadas laborales, estar disponible por si sucede cualquier eventualidad o imprevisto que requiera de su presencia y obtener un beneficio acorde a su dedicación. Toda esta carga de trabajo puede provocar que el Administrador de Fincas se vea afectado por uno de los males más comunes de nuestro tiempo: el estrés laboral.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), recientemente se ha referido a este tipo de estrés como “la enfermedad del siglo”, debido a que es el primer riesgo psicosocial al que se enfrentan los trabajadores y la segunda causa de baja laboral en los países europeos. Factores como un elevado nivel de responsabilidad que pone a prueba la capacidad del individuo, sumado a relaciones laborales negativas pueden propiciar la aparición de síntomas fisiológicos, cognitivos, conductuales o emocionales que provocan una gran frustración en el trabajador, que finalmente se ve superado por esta situación. Además, el estrés en el trabajo está asociado con una reducción de la productividad y un descenso de la calidad de vida, tanto de aquellos que lo sufren como de su entorno más próximo. El Administrador de Fincas, en general, desempeña su profesión como autónomo o empresario, en ambos supuestos la cobertura que le proporciona el Sistema Público de Salud es insuficiente para afrontar tal situación.

Debemos tener en cuenta que el estrés es una respuesta fisiológica natural del ser humano, es decir, actúa como un mecanismo de defensa que prepara nuestro organismo para afrontar situaciones que presentan un nivel de exigencia superior o que se perciben como una amenaza. El problema se da cuando esta respuesta natural del organismo se activa en exceso o de modo prolongado, lo que puede dar lugar a problemas de salud en el corto, medio o largo plazo, por lo que es conveniente diagnosticarlo lo antes posible para lograr combatirlo. Tensión en las juntas, personal laboral sin alta cualificación y tonos de voz disonantes.

Profesiones como la de Administrador de Fincas, que suelen soportar sobrecarga laboral o estar expuestas a sufrir una exposición continua a reclamaciones o quejas de clientes, deben ser especialmente sensibles en la prevención y el cuidado del estrés laboral, ya que de no ser tratado a tiempo puede traer graves complicaciones. Un claro ejemplo es el Síndrome de Burnout o síndrome del trabajador quemado, que se caracteriza por una situación de estrés permanente y acumulativo y malestar físico, que puede acabar ocasionando al profesional una falta de motivación debido a una dinámica mental negativa que hace percibir cada nueva jornada laboral como un reto inasumible.

La clave para un tratamiento eficaz del estrés laboral es, en primer lugar, su temprana identificación, ya que cuanto antes se trabaje en el problema, antes será capaz de mantenerlo bajo control y solucionarlo. Varios estudios apuntan que la combinación de técnicas de relajación con determinados estiramientos y ejercicios antiestrés, así como conocer y utilizar estrategias asertivas son una excelente manera de reducir significativamente los síntomas del estrés. Pero para lograr una adecuada solución del problema, es necesario que el profesional busque organizar su labor de manera que ésta no se convierta en una carga imposible de soportar. Ayudas, como por ejemplo el uso de las nuevas tecnologías o la externalización de servicios son herramientas que el Administrador o Administradora (su incorporación es creciente, con el peso familiar en algunos casos) puede utilizar para lograr reducir la sobrecarga de tareas. Contar, por ejemplo, con una Correduría de confianza que se ocupe de analizar los riesgos y seleccionar los mejores Seguros para sus Comunidades de Propietarios y de los trámites necesarios, descargándole así de trabajo, preocupaciones, al reducir los tiempos y costes de gestión, es una opción muy aconsejable para todo Administrador de Fincas, sin olvidar que puede representar un aprovechamiento económico de su fondo de comercio.

El estrés laboral no tratado puede convertirse en una alteración que influya de forma negativa en la salud hasta el punto que se necesite una baja laboral para poder recuperarse. Para garantizar el equilibrio económico ante una situación de incapacidad temporal existen Seguros especializados en Administradores de Fincas, que aseguran el cobro de un salario durante el tiempo que el profesional se encuentre afectado por una alteración en su estado de salud a consecuencia de una enfermedad o accidente.

La Correduría de Seguros José Silva, experta en seguros para comunidades de propietarios y especialista en ofrecer las mejores coberturas y precios del mercado, está a vuestra disposición para informar mediante la implantación de un Plan de Trabajo flexible, orientado a la colaboración mercantil para una mejora del rendimiento profesional.

Fuentes: estreslaboral.info y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,