¿POR QUÉ LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS DEBEN APROVECHAR LOS FONDOS NEXT GENERATION?

Los fondos europeos Next Generation son un espectacular instrumento temporal de recuperación, dotado con más de 800.000 millones de euros para contribuir a reparar los daños económicos y sociales inmediatos causados por la pandemia de coronavirus. Su principal objetivo es que la Europa posterior al Covid-19 sea más ecológica, más digital, más resiliente y mejor adaptada a los retos actuales y futuros.

Esta magnífica inyección de capital es una ocasión única para apostar por la regeneración urbana de nuestro país. Gran parte de estos fondos se destinarán íntegramente a la rehabilitación de viviendas y edificios residenciales, como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Las Comunidades de Propietarios se encuentran ante una asombrosa oportunidad de renovación, ya que contarán con dotaciones útiles para rehabilitar el inmueble e integrar novedades en materia de sostenibilidad y digitalización.

Estas subvenciones precisan de la realización de una rehabilitación integral del inmueble, que se traduzca en mayor sostenibilidad y eficiencia energética. Nos estamos refiriendo a la optimización del consumo energético para unas determinadas condiciones de confort y niveles de servicio adecuados. En el caso de las Comunidades de Propietarios, para su aplicación práctica será necesario la implementación de medidas que minimizan las pérdidas de energía, consiguiendo ahorros y ajustando el consumo energético a las necesidades reales del inmueble y sus ocupantes.

Por lo tanto las Comunidades de Propietarios podrán optar a estas ayudas tanto si planean realizar obras para el aprovechamiento de energías renovables, como por ejemplo la instalación de paneles fotovoltaicos o solares, como de conservación y rehabilitación del edificio (ventanas, fachada, aislamiento…). El único requerimiento es que supongan una reducción del 30% del consumo de energías no renovables o que reduzcan entre un 25% o 35% la demanda de calefacción o refrigeración.

Con un asombroso parque envejecido en España, donde la mitad de las viviendas son anteriores a 1981 y 9,1 millones necesitan rehabilitación, la mayor dificultad será trasladar a los propietarios la necesidad de hacer sus comunidades más modernas y sostenibles. Pero quizá la principal barrera sea el poder cumplir los plazos y operar con agilidad por parte de todos los actores implicados: propietarios, presidentes de las comunidades y Administradores de Fincas. El exceso de regulación y las trabas burocráticas pueden ser un freno, ya que todas las actuaciones deberán estar comprometidas antes de noviembre de 2023 y finalizadas en junio de 2026.

Podríamos afirmar que la mayoría de las Comunidades de Propietarios de nuestro país está derrochando energía y, por tanto, asumiendo unos gastos excesivos. El uso eficiente de la energía supondrá un ahorro económico para la Comunidad de Propietarios, mejorará el confort en las viviendas y los espacios comunes, contribuirá al cuidado del medio ambiente y supondrá una revalorización del inmueble. Por estos motivos, los fondos Next Generation deben ser aprovechados por todas las comunidades que estén en condiciones de cumplir sus requerimientos.

Pero conviene señalar que antes de comenzar las obras es indispensable que la Comunidad de Propietarios tenga en cuenta que, como establece el Artículo 9 de la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), “será considerado promotor cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que, individual o colectivamente, decide, impulsa, programa y financia, con recursos propios o ajenos, las obras de edificación para sí o para su posterior enajenación, entrega o cesión a terceros bajo cualquier título”. Ello significa que, en el caso de realizar cualquier tipo de obra en el inmueble, la comunidad se convierte automáticamente en promotora de la misma. Su representación recaerá en la figura del Presidente de la Comunidad, aunque la responsabilidad se extenderá a los propietarios.

Por lo tanto, resultará imprescindible que la comunidad cuente con un programa de Seguro Todo Riesgo Rehabilitación. Se trata de una variedad de garantías específicamente diseñadas para prestar cobertura frente a la amplia variedad de riesgos que pueden afectar a la ejecución de una obra o reforma, que la protegerá frente a las consecuencias económicas de los daños materiales imprevistos que puedan surgir durante su ejecución, extensiva al periodo de mantenimiento.

Si necesitas más información sobre este seguro, no dudes en ponerte en contacto con tu correduría de confianza.

Fuentes: ec.europa.eu y elaboración propia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s