RSS

Archivos Mensuales: diciembre 2019

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE UN PROPIETARIO DE PLAZA DE GARAJE

La irrupción del alquiler turístico, la escasez de vivienda pública y en muchos casos la pura especulación ha provocado que en los últimos cinco años el precio medio del alquiler de la vivienda se haya incrementado un 50% en las principales ciudades de nuestro país. Aunque más silencioso, paralelamente a esta burbuja inmobiliaria podemos observar que ha surgido un boom de inversores que buscan plazas de garaje, situadas en los centros de las urbes o en los barrios colindantes, con el objetivo de ponerlas en el mercado del alquiler y obtener así una rápida rentabilidad inmobiliaria. No es de extrañar, ya que las plazas de garaje alcanzan unos precios más asequibles que el resto de los activos inmobiliarios, los gastos derivados de su mantenimiento son menos costosos que los de una vivienda y se consiguen alquilar más fácilmente.

En muchas ocasiones, el hecho de que el dueño de una plaza de garaje no lo sea también de una vivienda del edificio donde está situada, es motivo de conflictos y disputas con la Comunidad de Propietarios, que suelen acrecentarse cuando la plaza de garaje es utilizada para ser alquilada a un tercero. ¿El dueño de una plaza de parking tiene la obligación de pagar las cuotas comunitarias?, ¿tiene derecho a participar en las decisiones a través de la junta de propietarios? Para contestar a estas cuestiones lo que primero que debemos conocer es si las viviendas y el garaje constituyen una misma comunidad o si el garaje es una comunidad independiente de las viviendas.

Si el aparcamiento se encuentra integrado en la Comunidad de Propietarios del edificio, el dueño de una plaza de garaje tendrá la obligación de pagar la cuota asignada por coeficiente sobre los elementos comunes y aprobada en junta general para atender los gastos ordinarios, averías, y reparaciones de todos los elementos comunes que conforman el inmueble (rampas, escaleras, ascensor, portal, consejería, limpieza, vigilancia, etcétera). A su vez, el propietario de la plaza de parking tendrá el derecho a participar en la toma de decisiones a través de la junta de propietarios, derecho al uso de la plaza, a cederla en arrendamiento y a la utilización de las instalaciones comunes para entrada y salida y operaciones de maniobra.

En el caso de que viviendas y garaje pertenezcan a Comunidades de Propietarios independientes, pese al hecho de ubicarse en el mismo inmueble, el propietario de una plaza de garaje queda excluido de la obligación de abonar cualquier cuota para gastos comunes o reparaciones de las zonas comunes del edificio, aunque en caso de tener que afrontar una reparación estructural (fachada o tejado) sí que deberá participar. Por otra parte sí que tendrá la obligación de hacer frente a todos los gastos referentes al garaje comunitario, como son el seguro, la luz, el agua, la limpieza, el mantenimiento de los sistemas de vigilancia y protección contra robo e incendios, las puertas de acceso, etcétera.

Pero al margen de que el aparcamiento se encuentre integrado o no en la Comunidad de Propietarios de un edificio, el propietario de una plaza de garaje (o el arrendatario) tendrá que cumplir una serie de obligaciones de carácter general, como por ejemplo mantener en buen estado de conservación su plaza de aparcamiento, respetar las instalaciones generales de la comunidad y elementos comunes, no realizar actividades molestas ni contrarias a la convivencia, consentir las reparaciones que sean acordadas por la junta de propietarios e indemnizar o reparar los daños a terceros colindantes o elementos comunes. Por ejemplo en caso de incendio de un vehículo aparcado en la plaza de garaje su propietario tendrá que hacer frente a todos los daños y no siempre están cubiertos por el seguro del vehículo.

Por su parte, la Comunidad de Propietarios debe contar con un buen plan de protección que garantice la seguridad y habitabilidad del edificio, es decir, un buen seguro multirriesgo que incluya coberturas de defensa, asesoramiento y asistencia jurídica. Para esta labor es muy recomendable contar con la ayuda de una correduría de seguros de confianza, que informe a la comunidad sobre que póliza se adapta mejor a sus necesidades y particularidades.

Fuentes: Ley de la Propiedad Horizontal, parkingsygarajes.com y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , ,