RSS

Archivos Mensuales: julio 2019

¿DEBERÁN ADAPTARSE LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS AL 5G?

Nos encontramos inmersos en la era de la revolución de Internet y las nuevas tecnologías, y así lo confirman todos los datos. En nuestro país el 93% de la población tiene acceso a la red, existen más de 54 millones de líneas móviles y el tiempo que cada ciudadano pasa de media conectado supera las 5 horas diarias. Teléfonos, ordenadores, televisores, relojes, casas e incluso coches cada vez dependen más de Internet, requiriendo un gran uso de datos y una estabilidad constante. Para satisfacer las necesidades de esta creciente tendencia digital y de la proliferación de los dispositivos móviles conectados a la red, muchas operadoras ya han comenzado a implantar el 5G, es decir, la quinta generación de las tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica que promete ser entre 10 y 100 veces más rápida que las actuales conexiones.

Sin embargo, al margen de las múltiples ventajas que esta nueva tecnología de comunicación nos aportará, debemos estar al tanto de que inicialmente también supondrá algunas incomodidades, como por ejemplo la adaptación de algunos sistemas colectivos de recepción. Para que la llegada del 5G sea efectiva, antes será necesario liberar el espectro que ahora ocupa la señal de televisión (el de 700 MHz) y ser traspasado a las operadoras de telecomunicaciones para que desarrollen esta nueva señal. Los espectadores tendrán que solventar esta transición adquiriendo un decodificador en el caso que su modelo de televisor no sea compatible con la nueva tecnología de emisión, pero en el caso de las Comunidades de Propietarios el asunto se agrava, ya que tendrán que volver a enfrentarse a una nueva transformación tecnológica con el recuerdo todavía reciente del apagón analógico del año 2010 que tantos problemas supuso. En ésta ocasión lo que parece probable es que nadie tendrá que cambiar de televisor y durante varios meses las cadenas emitirán simultáneamente desde las frecuencias nuevas y antigua.

Debido a que el servicio de televisión digital terrestre dejará de emitir en su actual frecuencia antes del 30 de junio de 2020, las Comunidades de Propietarios deberán realizar obras para implementar una infraestructura que les permita acceder a los nuevos servicios de telecomunicación o adaptar la que ya poseen antes de esta fecha límite. Previamente, esta decisión deberá ser aprobada en Junta de Propietarios por al menos un tercio de los vecinos que, a su vez, deben representar un tercio de las cuotas de participación de todos los elementos comunes de la finca. Los propietarios que no den su consentimiento no tendrán derecho a los nuevos servicios de telecomunicaciones y por lo tanto no deberán hacer frente al coste correspondiente de las obras, pero si en un futuro solicitan el acceso, deberán pagar el coste que les corresponda por su cuota de participación junto a los intereses legales correspondientes. Conviene señalar que, con al menos dos meses de antelación, deberá notificarse a todos los vecinos la fecha de comienzo de las obras de readaptación de la antena o la instalación de una nueva.

El Administrador de fincas es una figura clave a la hora de realizar estas obras de adaptación de las antenas colectivas al 5G, ya que es el encargado de velar por los intereses de la comunidad. Por ello deberá orientar a los propietarios y supervisar todo el proceso de reformas, para que en el menor tiempo y coste posibles se disponga de la nueva tecnología en todos los hogares. También debe estar al tanto de las posibles subvenciones que se puedan solicitar, que para este caso están contempladas en el Real Decreto 392/2019, que regula la concesión directa de ayudas que oscilan entre 104,3 € y 677,95 €, en función de la infraestructura previamente instalada en la comunidad.

Algo fundamental a la hora de realizar cualquier tipo de obra, es que la Comunidad de Propietarios disponga de un seguro que le preste cobertura frente a la amplia variedad de riesgos que pueden producirse y de las responsabilidades que conllevan. La adaptación al denominado Segundo Dividendo Digital probablemente será una “obra menor” y los posibles daños a terceros, incluidos los copropietarios, pueden tener cobertura dentro del seguro multirriesgo, siempre y cuando así se haya pactado en el contrato de seguros. Los daños al propio edificio requerirán de un seguro específico para obras de reforma. Para la contratación de estas pólizas es muy recomendable contar con la ayuda de una correduría de seguros de confianza, que informe a la comunidad sobre que Seguro de Rehabilitación o Seguro Multirriesgo se adapta mejor a sus necesidades y particularidades. Si necesitas mas información sobre este cambio digital puedes acceder a las páginas oficiales televisiondigital.es o avancedigital.gob.es, ¡no te pierdas con lo digital!.

Fuentes: Boletín Oficial del Estado y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , ,