RSS

LA PROBLEMÁTICA DE LOS PISOS HEREDADOS EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

21 Dic

 

LA PROBLEMÁTICA DE LOS PISOS HEREDADOS EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

Aunque parezca que el alquiler es la tendencia preferida de las nuevas generaciones que buscan vivienda, quizás motivada por la falta de ahorro, por los precios elevados, o por su inseguridad laboral, en realidad España continúa siendo un país de propietarios, y por lo tanto, de herederos. Tanto es así que un 84% de la población posee al menos una vivienda y un 16% dos o más, un amplio volumen de inmuebles que tarde o temprano se verá destinado a ser heredado, operación que suele conllevar, además de un farragoso papeleo y obligaciones tributarias, no pocos conflictos familiares. Las disputas suelen producirse cuando se ha formalizado la sucesión y ésta corresponde a más de una persona. Seguramente cualquiera de nosotros conoce un caso en que varios hermanos han heredado un piso familiar y no se ponen de acuerdo: unos quieren conservarlo y otros venderlo. Esta situación, que es mucho más común de lo que pudiera parecernos, no solo provoca enfrentamientos familiares. En muchas ocasiones es también motivo de problemática en las Comunidades de Propietarios, bien porque los herederos no se hacen cargo de las cuotas de comunidad, porque la vivienda haya sido abandonada por tener hipotecas o embargos pendientes, o porque los herederos no se hayan hecho cargo de la herencia por no poder asumir los impuestos.

La Ley de Propiedad Horizontal (LPH), la encargada de regular las relaciones entre los propietarios, establece en su artículo 9 las distintas obligaciones que deben cumplir los dueños de cada vivienda, y entre ellas podemos encontrar la contribución a los gastos comunes de la comunidad, es decir, facturas de luz, agua, portero, gastos derivados de las obras necesarias y la contribución al fondo de reserva. Según el artículo 21.1 de dicha ley, estas obligaciones deberán ser cumplidas por todos los propietario en el tiempo y forma establecidos por la junta. El impago por parte de un propietario causará trastornos al resto de la comunidad, que deberá pagar la diferencia de recibos que el deudor ha generado. Los herederos de un inmueble, como propietarios de la vivienda, serán los responsables de abonar estos gastos comunitarios, y en el caso de no hacerlo, el presidente o el administrador por delegación de aquel, tras previo acuerdo de la junta de propietarios, puede exigirles judicialmente el pago a través del proceso monitorio ante los Juzgados de Primera Instancia correspondientes. La Comunidad de propietarios, como acreedora, también podrá solicitarle al juez el embargo preventivo de bienes de los deudores, entre los que estará incluido el piso heredado. También es reseñable que aunque estos herederos morosos tendrán el derecho a participar en las reuniones de vecinos, podrán ser excluidos de la votación, Ello supondría que su presencia y cuota ya no serían computables a efectos de las mayorías exigidas para la toma de acuerdos.

Puede ocurrir que tras el fallecimiento de un propietario, un piso quede sin dueño a causa de la inexistencia de un testamento que dicte herederos. En este caso, si ningún familiar de hasta cuarto grado de consanguinidad lo reclama, el heredero legítimo del inmueble pasará a ser la Administración Pública (bien el Estado, bien el Gobierno autonómico), que se verá obligada a subastarlo, tal y como establece la legislación. Lo mismo sucederá con un piso que se encuentre en situación de abandono debido a ser rechazado por todos sus herederos. Para la reclamación de cantidades pendientes de este tipo de inmuebles, será necesario que la Comunidad de Propietarios obtenga cuanto antes una anotación preventiva de embargo en el Juzgado, que asegure todos los derechos de la Comunidad en una eventual subasta, o adjudicación del inmueble por el Estado. En muchas ocasiones, el estado de deterioro en el que se encuentran este tipo de viviendas causa filtraciones, humedades o malos olores a alguno de sus pisos vecinos, por lo cual resultará necesario que la Comunidad de Propietarios solicite una autorización judicial para entrar en el inmueble y poder reparar las causas de dichos problemas. Un buen seguro de Hogar puede hacerse cargo de las gestiones o ayudar en su resolución. Posteriormente, la factura de estas reparaciones deberá se reclamada al organismo de la Administración Pública propietario del inmueble.

Como podemos observar, los conflictos relacionados con viviendas heredadas pueden resultar un verdadero quebradero de cabeza para muchas Comunidades de Propietarios, que se verán en la obligación realizar diversas gestiones y acciones judiciales para conseguir el pago de las cuotas de contribución a los gastos comunes de la comunidad correspondientes, o la resolución de problemas que puede conllevar la existencia en el edificio de un piso sin dueño aparente. Es por ello que resulta imprescindible que toda Comunidad cuente con un buen Seguro multirriesgo que posea prestaciones de asistencia jurídica, reclamación de impago de cuotas de copropietarios y anticipo de cuotas impagadas. Contar con la ayuda profesional que ofrece una Correduría de Seguros de confianza será la mejor opción de cara a decidir que tipo de póliza es la mas recomendable para cada tipo de edificio.

Fuentes: Ley de Propiedad Horizontal, boe.es y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: