RSS

Archivos Mensuales: octubre 2016

¿Vivimos en casas bien aseguradas?

tipos-de-seguros-de-hogar.jpg

Desgraciadamente la respuesta es negativa. Más de la mitad de las viviendas en España no tiene seguro de hogar o no es el adecuado, habiéndose duplicado el número de viviendas sin seguro de hogar en los últimos seis años como consecuencia de la crisis, según los datos sectoriales.

Además, este dato pone al descubierto el peligro que corren los propietarios, ya que la siniestralidad en inmuebles acapara más de cinco millones de incidencias al año, lo que significa que estas viviendas no disponen de una póliza que proteja el patrimonio de sus propietarios frente a los riesgos más comunes como incendios, inundaciones o robos.

Si hablamos de cifras, más del 30% de las casi 26 millones de viviendas en España no tiene un seguro de hogar que les proteja de estos riesgos, que se producen con una probabilidad muy alta: ¡cada diez segundos se produce una gotera en una casa, cada dos minutos y 11 segundos un incendio, y cada minuto y 29 segundos un robo!

Por esto, prescindir de un seguro de hogar para “ahorrar” puede salir bastante caro, obligando a los propietarios de la vivienda a costear parte de la reparación de un siniestro, que puede resultar bastante costoso. Aunque desde aquí ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre todas las coberturas y ventajas de contratar seguros de hogar y seguros para la comunidad de propietarios, es importante no perder de vista este hecho, ya que en situaciones económicamente difíciles el seguro puede salvarnos del desembolso de una gran cantidad de dinero en un momento crítico.

Fuente: europapress.es y elaboración propia

Anuncios
 

Los siniestros más frecuentes en el seguro de comunidades

SEGURO-PARA-EDIFICIOS.jpg

El seguro de comunidades de propietarios puede percibirse como una figura complementaria a la del seguro del hogar; aunque, como se verá, sus cifras tienen muchos elementos propios, tal y como se recoge en la Memoria del Seguro de Unespa, la patronal que reúne a la casi totalidad de empresas aseguradoras.

El Seguro Multirriesgo que cubre a las comunidades de vecinos ( propietarios, inquilinos, usuarios ) es la única póliza patrimonial en la que se producen más siniestros que números de pólizas existen. Esto se explica, según la Memoria Social del Seguro, por “el elevado nivel de uso de los elementos comunes de las comunidades de vecinos”. El aseguramiento de comunidades generó en 2013, según las estimaciones, casi un millón de siniestros con un coste de 371 millones de euros, y un análisis de los siniestros según el tipo de cobertura, muestra que en el caso del seguro de comunidades el perfil no se diferencia mucho del de hogar: Los daños por agua son el siniestro más común en las comunidades , con un coste anual de 130 millones de euros, y el segundo siniestro en importancia es el de responsabilidad civil: 111.000 casos al año, con un coste de 90 millones de euros.

El análisis territorial presenta algunas diferencias de matiz importantes respecto de lo visto en el hogar. Por ejemplo, en este caso Cataluña es la comunidad con un mayor aseguramiento agregado. Dadas las cifras vistas en el caso del hogar, esto sugiere la existencia de infraseguro en algunas regiones, como Andalucía, situadas mucho más arriba en el caso del multirriesgo hogar. Cataluña es la principal región para el aseguramiento de comunidades, incluso por delante de Madrid. Sin embargo, Madrid tiene más siniestros que Cataluña, lo que debe explicarse con las diferentes características de las zonas comunes aseguradas en cada caso. La aplicación de la regla proporcional es una de las causas de insatisfacción de los Asegurados.

A nivel estatal no hay ninguna ley que obligue a una comunidad de vecinos a contratar una póliza de Seguros, pues la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) no lo contempla. Se limita a indicar que “con cargo al fondo de reserva de la comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales”. Al ser de carácter voluntario, y después de leer las cifras del análisis sobre la siniestralidad en las comunidades de propietarios, es importante que las comunidades se planteen contratarlo por ser algo recomendable, sobre todo el contar con un seguro para cubrir daños que puedan afectar a terceros.

Sin embargo, en el ámbito de las Autonomías, tanto en la Comunidad de Madrid como en la de Valencia sí existe dicha obligación regulada y los edificios de viviendas deben contratar una póliza que cubra los riesgos de incendios y daños a terceros, y también hay que tener en cuenta que si el siniestro ocurre en el interior de la vivienda, el seguro de la comunidad no lo cubrirá, por lo que además del seguro de la comunidad de propietarios es necesario adquirir un seguro de hogar para “cubrirse las espaldas” y evitar sorpresas desagradables.

Fuente: unespa.es y elaboración propia

 

Seguros de alquiler para estudiantes

habitacionEstudiante.jpg

Comienza el curso escolar universitario y comienza para muchos jóvenes que estudian fuera de su ciudad la búsqueda de un piso de alquiler (normalmente compartido) donde residir durante el curso. Los meses de septiembre y octubre son los meses del boom del alquiler universitario, cuando la mitad de los 1,5 millones de universitarios que existen actualmente en España cambian de residencia para esta etapa de formación.

La comercialización de seguros de alquiler para estudiantes se ha duplicado en el último año sobre el total de alumnos que utilizan el arrendamiento como fórmula para las estancias de formación universitaria.

La razón principal de este aumento es la seguridad para sus caseros sobre el pago de las mensualidades (el seguro se hace cargo de las rentas impagadas, desde la primera mensualidad, los gastos judiciales e incluso aquellos que se puedan identificar como vandálicos) y porque facilitan a los estudiantes, que normalmente están respaldados económicamente por sus progenitores, el acceso a la vivienda que desean, evitándoles el gasto de los avales bancarios (prácticamente imposibles de obtener). La previsión es que el crecimiento de estos seguros se mantenga o, incluso, se supere en los próximos años, pues aún representan un pequeño porcentaje del total de seguros del alquiler comercializados.

Queremos recordar la importancia de contratar un Seguro de Hogar para una vivienda en alquiler, ya que en términos generales, la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos determina que es deber del arrendador realizar las reparaciones necesarias para mantener las condiciones de habitabilidad de la vivienda a no ser que éstas hayan sido provocadas por culpa de una acción del inquilino. Ya no sólo por ley, sino porque a quien le interesa que la vivienda esté en perfectas condiciones es a su dueño, con más motivo si  se alquila amueblada, como suele hacerse en estos casos, para cubrir su contenido además del continente.

La Comunidad de Propietarios que tenga conocimiento de la existencia de viviendas para éste fin, además de regular su uso mediante la entrega de las normas de convivencia, debería de suscribir un seguro de Protección Jurídica que garantice acudir a la justicia sin derramas, en caso de molestias a los copropietarios por ruidos, olores u otras causas.

El estudiante por su parte debe de tener una cobertura de responsabilidad civil como mínimo porque está obligado a responder de los daños que cause a terceros, colindantes y al propio casero; Cuando la vivienda es compartida todos los usuarios son responsables.

Fuente: elmundo.es y elaboración propia