RSS

Derecho de uso de una vivienda. Nueva forma sostenible para vivir y rehabilitar inmuebles.

14 Sep

derecho uso viviendaEntre el alquiler y la compra, las dos formas habituales de habitar una vivienda, existe una tercera opción intermedia que se ha empezado a extender en España: el derecho de uso. Esta opción de cesión de la vivienda está regulada en el Código Civil, es un derecho real que permite a una persona física o jurídica tener y utilizar una cosa o bien mueble o inmueble, del cual no es propietario; los derechos y obligaciones del usuario se establecen en el título constitutivo, si éste no existe se regula por lo que la legislación diga al respecto. Al ser un derecho personalísimo no puede ser enajenado ni tampoco arrendado. No c onfundirlo con el usufructo.

Se trata de un modelo habitacional más asequible muy desarrollado en los países nórdicos. Una cooperativa en Barcelona ha sido pionera en levantar viviendas donde el cooperativista no compra ni alquila, sino que paga una cuota mensual más económica por ser usuario de la vivienda de manera indefinida.

Las ventajas que presenta este modelo son varias: por un lado libera de estar hipotecado, y aunque hay que pagar una cuota mensual ésta es más baja que la de un alquiler al tratarse de una cooperativa sin ánimo de lucro. Por ejemplo, en algunos edificios de Barcelona se paga entre 150 y 450 euros por viviendas que estarían en realidad entre 300 y 700 euros de alquiler. Además este derecho de uso se puede heredar.

A modo de ejemplo, las condiciones son que el cooperativista de una entrada inicial dependiendo de la ubicación del edificio (alrededor de los 15.000 y 20.000 euros) y después se pagaría una cuota mensual que varía de los 150 a los 700 euros por un piso de 70 m2, en función de si la repercusión del suelo es baja o elevada.

Aunque se tendría derecho de uso de manera indefinida si el usuario quisiera cambiarse , la cooperativa le devolvería la entrada inicial, más el IPC, más las mejoras realizadas por él, en el inmueble. Este aspecto sin duda alguna requiere una lectura detenida y la suscripción de un seguro de daños y responsabilidad civil o el habitual multirriesgo del hogar.

En lo que afecta a la comunidad de propietarios, la cooperativa cuenta con un reglamento propio de la comunidad de vecinos, con sus estatutos y, por último, con el derecho civil. Toda esta regulación ampara los conflictos que se pueden presentar entre los vecinos, como en cualquier otra comunidad. La convivencia se presume mejor, porque el incumplimiento de las normas de uso puede conllevar la expulsión del usuario.

En los casos más graves (impagos o comportamientos que afecten a la convivencia o al buen funcionamiento de la comunidad), será la comunidad la que tendrá que considerar qué es motivo de expulsión y que no, qué circunstancias harían al cooperativista perder el derecho de uso y dejaría por tanto de ser socio.

En el caso de que hubiera un cooperativista moroso, el juez equipararía este tipo de contrato de derecho de uso a la LAU. No hay una ley expresa para regular conflictos entre vecinos, pero en circunstancias poco habituales como este tipo de modelo nuestra correduría ofrece asesoría y apoyo jurídico de gran ayuda, especialmente en la suscripción de los seguros y la gestión de los siniestros.

 

Fuente: idealista.com y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: