RSS

Archivos Mensuales: agosto 2015

VENDING en las comunidades de vecinos para obtener ingresos

máquina vendingLa financiación de una comunidad de vecinos está constituida principalmente por las cuotas aportadas por los propios vecinos; sin embargo, existen otras vías para conseguir ingresos adicionales que suponen una ayuda económica para hacer frente a todos los gastos de una gran comunidad.

Si se trata de una comunidad grande, la instalación de un vending puede ser una buena idea. Existen muchos tipos de vending y habrá que elegir cuál es el más adecuado para nuestra comunidad. Suministro de bebidas, pan, leche, prensa etc. ¡La salvación de una emergencia durante el fin de semana!

Si se trata de una urbanización con piscina o instalaciones deportivas, la clásica máquina de bebidas es idónea, pudiendo incluso ser muy útil una máquina expendedora de artículos deportivos: gorros de baño, chanclas de goma, pelotas de pádel, etc.

En relación a qué normativa regula la instalación de vending en las comunidades de vecinos, debemos consultar en primer lugar los Estatutos de la Comunidad y comprobar que no hay prohibición expresa de dicha actividad. Si existiese, podría solucionarse mediante el cambio de dichos Estatutos, mediante la celebración de una reunión y con la aprobación unánime de todos los vecinos.

También, y dado que se trata de una actividad comercial, hay que cumplir ciertos requisitos legales y pedir las licencias oportunas. Cualquier duda administrativa o legal puede ser resuelta por el Administrador de Fincas o por el seguro de Protección Jurídica de la comunidad.

La contratación de las máquinas a una empresa externa se realizará a través del presidente de la comunidad y respetará siempre las normas de la misma. Es importante que su colocación no moleste a los vecinos, no constituya un riesgo para ellos y no sea nociva para su salud.

Una vez que hemos colocado nuestras máquinas de venta automática, si estas no se ajustan a lo acordado con la empresa, el mismo presidente puede decidir retirarlas o incluso iniciar acciones legales. Es importante tener un seguro de comunidad adecuado que incluya asesoramiento legal para estos casos y que incluya la garantía de Avería de Maquinaria si se adquiere la misma, en cualquier caso es conveniente hacer constar su existencia en las Condiciones Particulares de la póliza.

Si todo va bien, y la comunidad genera beneficios, es necesario tributar por IVA según establece la Ley General Tributaria. Es clave, por tanto, contar en nuestra comunidad con una correduría de seguros para resolver cualquier duda legal y/o administrativa relacionada con la actividad comercial que se quiere emprender.

Fuente: hostelvending.com y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: ,

Cómo puede defenderse la comunidad ante la morosidad de bancos y cajas

Morosidad bancosLa morosidad de los propietarios con la comunidades alcanzó el año pasado los 1.854 millones de euros, un 3,15% más que en 2013. Buena parte, el 24%, es responsabilidad de bancos y cajas co-propietarios de estos inmuebles, a menudo vacíos tras un desahucio y que no se hacen cargo de las cuotas ordinarias y extraordinarias. Asunto sobradamente conocido, pero al que el Gobierno hace oídos sordos.

Para defenderse una comunidad de propietarios debe denunciar esta situación ante los tribunales sin coste alguno, según asegura Facua. Además, en los casos en los que la cantidad reclamada sea inferior a 2000 euros no precisarán abogado ni procurador. Desde marzo las comunidades están exentas de pagar las tasas judiciales, salvo excepciones.

Antes de interponer la demanda la comunidad de propietarios debe convocar una reunión en cuyo orden del día incluya la liquidación de la deuda y la autorización al presidente o administrador para reclamarla judicialmente. Tras la aprobación debe dirigirse de forma fehaciente al moroso para comunicarle el acuerdo. Aquí comienza el primer escollo, porque las entidades financieras no suelen inscribir los inmuebles en el registro. Si no pagara puede interponer entonces la denuncia.

Los pasos a seguir en el caso que una comunidad se vea obligada a reclamar son sencillos, habría que presentar una demanda en los juzgados de lo civil, indicando quién el propietario del inmueble y detallar el número de impagos y las cantidades adeudadas.

Junto al escrito de demanda, deben adjuntarse:

  • copias de las actas de la comunidad en las que se aprobasen los importes de las respectivas cuotas reclamadas
  • justificantes de los posibles gastos ocasionados por el previo requerimiento de pago
  • nota simple del inmueble para acreditar que el demandado es su propietario y desde qué fecha (se solicita en los registros de la propiedad)
  • certificación, emitida por el secretario de la comunidad con el visto bueno del presidente, del acuerdo de liquidar la deuda y reclamarla judicialmente a través del presidente o el administrador
  • documento que acredite la condición de presidente o administrador de la comunidad de la persona que firma la demanda.

Según establece la reforma aprobada en junio de 2013, el artículo 9.1.e de la Ley de Propiedad Horizontal las comunidades pueden exigir también a los bancos las cantidades adeudadas por los anteriores propietarios, pueden reclamarse las cantidades pendientes de pago por el anterior propietario durante el año en que se adjudicó la vivienda el banco y las correspondientes a los tres años anteriores (antes de la reforma era solo el año anterior).

Si nuestra comunidad cuenta con protección jurídica, ésta nos ayudará, asesorará y respaldará durante todo este proceso, sin sobrecostes y sin alterar el presupuesto ordinario de la Comunidad de Propietarios, porque incluso la Aseguradora puede anticipar las cantidades adeudadas.

Fuente: 20minutos.es y elaboración propia

 

Etiquetas: ,

¿Está segura tu bicicleta en una comunidad de propietarios?

bicicleta-edificioEn los años ochenta Jaime Chávarri y Fernando Fernán Gómez nos recordaron que las bicicletas son para el verano, recientemente la crisis económica y el estilo de vida de los europeos del norte, ayudado por el nuevo marketing de las empresas que ven bajar el mercado chino de la bicicleta hace resurgir con fuerza el uso de la bicicleta como medio de transporte, práctica deportiva o puro placer. Si uno tiene bici, probablemente sabrá que aparcadas en la calle no suelen durar mucho, ya que son una golosina para los ‘cacos’ profesionales o gamberros. Sin embargo, aun teniéndolas en casa no están exentas de tal peligro. Se estima que en 9 de cada 10 robos producidos en los trasteros y garajes de comunidades de propietarios, el objetivo del hurto son bicicletas. ¿Es posible asegurar una bicicleta? ¿Cómo?

Está claro que están de moda, cada vez hay más, mejores y de mayor variedad en el mercado. Es por eso que su valor medio se ha visto incrementado a unos 500€ (pudiendo alcanzar los 6.000€ de valor algunos modelos de alta gama). Los amigos de lo ajeno lo saben y aprovechan todo lo que tienen a su favor: la facilidad para robarlas y posteriormente venderlas en el mercado negro (ahora incluso con la ayuda de internet), y el poco riesgo que corren de que les pillen (las bicis carecen de número de identificación), incluso si les detienen tienen poco que perder, pues el castigo es leve.

Hay fuentes que sitúan la sustracción de bicicletas en torno a 100.000 unidades al año en nuestro país. Esto supone que el valor total del material robado ascendería, como mínimo, a unos 50 millones de euros.

Esto ha llamado poderosamente la atención de las organizaciones criminales o ‘mafias’, que se frotan las manos solo con pensar en la poca seguridad de los trasteros y garajes comunes . De hecho una vez allí y puestos a hacerse con todo el botín, tras las bicicletas, los artículos más comúnmente sustraídos suelen ser herramientas, equipos de sonido, equipamientos deportivos, material de pesca y montaña, o incluso cascos de moto. Todo ello tiene un floreciente mercado, aparentemente de segunda mano.

A veces, los ‘cacos’ no saben lo que van a robar hasta que llegan al lugar, por lo que aunque no se tenga nada de gran valor en muchas ocasiones al final se pierden posesiones de otro valor sentimental, lo cual se suma al disgusto y la inseguridad generada de haber sido allanados en nuestra propia vivienda y causan destrozos que como bien dice el refrán vale más el collar que el galgo.

En el garaje de una Comunidad de Propietarios, lugar muy habitual para aparcar la bici, no es posible incluir la garantía de robo para estos vehículos, al ser un elemento privado que no dispone de medidas de seguridad. Sin embargo si es posible plantear su aseguramiento a la Compañía de Seguros si en una zona común se acota y cierra convenientemente e incluyendo la garantía de vehículos en garaje, adaptada para bicicletas.

En un trastero privado ubicado dentro del edificio o como anexo en viviendas unifamiliares es posible asegurar la bicicleta dentro del Contenido del seguro Multirriesgo del Hogar, previa comprobación si el contrato requiere su declaración como objeto especial.

También es posible asegurar los daños propios de la bicicleta y los causados a terceros por su uso, mediante la contratación de un seguro específico para bicicletas con un costo mínimo de 80 euros anuales.

El mejor consejo es la prevención, por lo que recomendamos tener cuidado siempre al entrar y salir del garaje, asegurarse de que las puertas pasan por todas las revisiones necesarias, intentar disponer de algún tipo de control de acceso, y por supuesto, disponer de la ayuda de una Correduría de Seguros para contratar el seguro ante los posibles robos. También los sistemas de vigilancia y las cámaras de seguridad ayudan a identificar a los autores del delito o incluso disuadirlos.

Fuente: idealista.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , ,